Actual

Julia Roberts y Bardem, juntos en la pantalla

  • Los dos actores protagonizan la comedia 'Comer, rezar, amar'

Julia Roberts y Javier Bardem protagonizan la comedia romántica Comer, rezar, amar, que llega el próximo viernes a las pantallas estadounidenses y en la que la actriz interpreta a una divorciada que busca encontrarse a sí misma viajando a Italia, India e Indonesia.

"Liz atraviesa por toda una serie de emociones, porque la historia cubre un año entero de su vida", dijo Roberts de su personaje durante una conferencia de prensa con un grupo de periodistas internacionales, en la que apareció con el pelo oscuro y no rubia como en el filme.

Dirigida por Ryan Murphy, creador de series de televisión tan exitosas como Nip/Tuck o la reciente Glee, la película es una adaptación del libro homónimo de Elizabeth Gilbert, y está basado en la experiencia personal de la autora tras un tormentoso divorcio.

La ganadora del Oscar en 2001 por su papel protagonista en Erin Brockovich interpreta a una mujer que para buscarse a sí misma y alejarse de su entorno inmediato en Nueva York viaja a Roma, a la ciudad india de Pataudi, cercana a Nueva Delhi, y a Bali, lugares en los que a través de la buena mesa, la meditación y el amor encuentra el equilibrio en su vida.

Roberts definió el suyo como un personaje "complejo y fascinante", que transita de la vulnerabilidad a la dureza o de la indecisión a la confianza durante un viaje interior en el que "ella misma se examina y trata de determinar lo que en realidad quiere para sí misma".

"Creo que tienes que encontrar la manera de sentirte conectado con este viaje que ella realiza. Para mí fue difícil intentar pensar en ello, intelectualizarlo y luego dejarlo ir y conectarlo con la gente que ella va encontrando", dijo la actriz sobre la manera en que logró identificarse con el personaje.

Bardem interpreta a Felipe, un brasileño que vive en Bali y que, después de pasar por un divorcio difícil, encuentra el amor en el personaje al que da vida la protagonista de Pretty woman.

Sobre la manera de identificarse con su personaje, Bardem señaló que es "por lo que nos pagan. Somos un grupo de mentirosos intentando conectar con algo del personaje para que el público se lo crea". El ganador de un Oscar en 2008 por su papel de asesino en No es país para viejos tuvo que trabajar en el acento brasileño, pero también señaló entre bromas que el resultado de si lo logró o no "se verá cuando se estrene en Brasil".

"Ellos se darán cuenta de cómo es de malo mi acento, pero para vosotros suena bien ¿no? Me gusta el acento brasileño, es más suave que el español. Siempre es difícil con cualquier acento", dijo.

Sobre el rodaje, que se realizó en orden cronológico y comenzó por Nueva York, para seguir por Roma, Pataudi y Bali, el actor español señaló que cuando se incorporó a la película en la isla indonesia, los demás actores ya llevaban varios meses trabajando.

"Cuando se llega a un rodaje que lleva en marcha tres meses y donde la gente se ha convertido en una familia cuyo mayor peso está en los hombros de la actriz principal y el director, tú eres el nuevo chico en la ciudad y te sientes inseguro", explicó. "Tiene un gran valor para cualquier actor sentir que trabajas con alguien creativo, inteligente y generoso".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios