Actual

La actriz Julieta Serrano obtiene el Premio Nacional de Teatro 2018

  • El jurado destaca la "incansable búsqueda artística e intelectual" de la actriz, muy ligada también a la filmografía de Pedro Almodóvar

Julieta Serrano, en 2015 en el Festival de Cine de Málaga. Julieta Serrano, en 2015 en el Festival de Cine de Málaga.

Julieta Serrano, en 2015 en el Festival de Cine de Málaga. / jorge zapata / efe

Julieta Serrano obtuvo ayer el Premio Nacional de Teatro 2018 por su "incansable búsqueda artística e intelectual", según el fallo del jurado, que destacó su compromiso y generosidad en el trabajo". El premio, dotado con 30.000 euros, reconoce a una de las actrices más veteranas de la escena nacional, que además ha trabajado en televisión y cuenta con una extensa filmografía, especialmente vinculada a Pedro Almodóvar.

Con "sorpresa y alegría" recibió la actriz el galardón, que le servirá de "estímulo", confesó, ya que le rondaba la idea de irse ya a su "casita y a pasear". No en vano, la suya es una dilatadísima trayectoria. Julieta Serrano, nacida en Barcelona en 1933, se inició en la interpretación en su adolescencia, cuando comenzó a asistir a clases de teatro en el Liceo de la capital catalana. En aquellos años, rememoraba ayer la actriz, le tocó hace mucho "teatro de aficionado" en una "una época muy difícil y muy terrible".

Se dio a conocer en los escenarios madrileños con La rosa tatuada (1958), de Tenessee Williams, bajo la dirección de Miguel Narros y, a lo largo de sus 60 años de carrera, ha protagonizado más de una treintena de obras de Shakespeare, Lope de Vega, Valle-Inclán y García Lorca, entre otros grandes dramaturgos. Con su propia compañía realizó montajes como La profesión de la señora Warren, de Bernard Shaw, y participó en clásicos como Medea y Electra en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

En el cine, ha rodado con Almodóvar algunos de sus títulos más emblemáticos como Matador, Mujeres al borde un ataque de nervios y Entre tinieblas, y lo hará también en la siguiente obra del cineasta manchego, Dolor y gloria.

Serrano agradeció el reconocimiento, pese a que está acostumbrada a no esperarlos. "No creo que los actores o los artistas esperen los premios porque hay muchas personas que se lo merecen tanto como yo. Cuando me han dado un Max, un Sant Jordi o un Fotogramas -afirmó- sé que las personas que han estado nominadas conmigo siempre han sido tan merecedoras del premio como yo, y también muchas otras que ni siquiera han sido nominadas. ¿Cómo no voy a sorprenderme cuando me lo dan a mí y no a otra que lo merece tanto como yo?".

Por eso, concluyó la veterana actriz barcelona, su "palabra preferida es agradecimiento". Sobre todo a amigos como Berta Riaza o Alicia Hermida, quiso destacar; personas, continuó, que le dieron "cobijo" cuando llegó a Madrid y ella era aún "como una especie de pollito recién salido del cascarón".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios