Actual

La reedición de 'El asesinato de Lorca' de Ian Gibson señala a Queipo de Llano

  • El historiador presenta una revisión de su primer libro donde prueba que el militar fue la "máxima autoridad" implicada en el fusilamiento del poeta, del que se cumplen 120 años de su nacimiento

Algunas de las piezas de Alberti que se exhiben en la Huerta de San Vicente. Algunas de las piezas de Alberti que se exhiben en la Huerta de San Vicente.

Algunas de las piezas de Alberti que se exhiben en la Huerta de San Vicente. / álex cámara

Comentarios 1

Cuando se cumplen 120 años del nacimiento del poeta granadino, Ian Gibson (Dublín, 1939) ha revisado el primer libro de su amplia obra, El asesinato de García Lorca, publicado por primera vez en Francia en 1971 -a España no llegaría hasta el año 79- y "descatalogado" desde su última reimpresión, hace más de una década.

El historiador lamentó, con motivo de la publicación de esta nueva edición, en la que revisa "la asignatura pendiente" española como es la "búsqueda de la verdad" de los fusilados de la Guerra Civil española, la existencia del "nacionalismo catalán" en un país en el que los nacionalismos "están absolutamente desfasados".

El historiador desea ver una España "tranquila" y "culta", que actúe como un país "sin separaciones"

"Tener dos idiomas desde la cuna es una bendición. España es un país mestizo aunque no quieran los catalanes y es un país con mucha sangre en las venas y en el que el latín une a españoles y catalanes", reprocha el famoso hispanista.

En este sentido, Gibson aseguró que desea ver una España "tranquila" y "culta", que actúe como un país "sin separaciones ni divisiones" sino como un "gran territorio con un pacto por la educación y la cultura".

Asimismo, el escritor hizo un llamamiento para que España y sus Administraciones "desentierren a sus fusilados" pues, a su juicio, la memoria histórica no trata de "remover" sino de "dar" a los muertos de la guerra el "entierro digno" que tuvieron los franquistas. "Estamos en el club europeo y no puede ser que tengamos una situación de fosas comunes solo comparable con la de Camboya, tiene que haber un cambio", demandó Gibson.

En concreto, el autor irlandés revela, en esta nueva edición de su investigación sobre la muerte del poeta granadino, el descubrimiento de archivos telefónicos en los que, según aseguró, se confirma la "implicación" de Queipo de Llano como la "máxima autoridad" que "aprobó" la consulta sobre el fusilamiento del autor de Poeta en Nueva York el verano de 1936.

De igual manera, y en línea con una investigación publicada por Víctor Fernández en La Razón hace unos días que asevera que los restos del poeta fueron cambiados de lugar con la creación del Parque Federico García Lorca de Alfacar (Granada), Gibson calificó de "impactante" que los huesos "se descubrieran" y se cambiasen de lugar "sin que nadie dijese nada".

"Con la inauguración del parque a mí me dijo el enterrador que había sepultado los huesos de Lorca, y el presidente de la Diputación de Granada dijo al periódico 'Ideal' que encontraron los huesos y los metieron en otro lugar pero nadie quiso hacer la búsqueda", ha matizado Gibson.

En esta línea, el historiador destacó que "ahora hay que preguntar" al entonces presidente de la diputación de Andalucía, Antonio Molina, por qué en el año 86 con la construcción del parque "se movieron unos restos que estorbaban", algo que recordó, "es una ilegalidad" y por qué "nadie dijo nada".

El autor apuntó además que se han llevado a cabo labores de búsqueda en las que un georradar ha encontrado "huesos en una bolsa" en la fuente del parque de Alfacar. "Ahora la Junta de Andalucía tendrá que tomar cartas y espero que tomen medidas", anadió.

Por último, Gibson lamentó que en este país exista una "renuncia" a afrontar este problema pues, a su juicio, aunque "de la derecha no se puede esperar nada" al ser "heredera del pensamiento fascista", considera "vergonzoso" que la izquierda "bien por cobardía" o porque "era peligroso" no haya "dicho nada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios