Actual

Luis García Montero construye 'Un invierno propio'

  • Tres años después de 'Vista cansada', el autor granadino regresa con una reflexión sobre el ser humano como ciudadano y afirma que la poesía "es un equipaje para mirar hacia el futuro"

Tres años después de hacer recuento de su vida y de meditar sobre la historia en Vista cansada, Luis García Montero mira "hacia el futuro" en su nuevo poemario, Un invierno propio, una obra en la que intenta dar respuestas a una sociedad "en crisis de valores humanos y políticos". "Los problemas que nos está planteando el mundo exigen la firma de un nuevo contrato social", asegura el escritor en una entrevista en su casa de Madrid y en la que comenta las claves de este libro que publica Visor en su colección Palabra de honor, y que hoy se presenta en la Residencia de Estudiantes de Madrid.

García Montero (Granada, 1958) es uno de los poetas más importantes de su generación y cada nuevo poemario suyo suele suscitar expectación entre los miles de lectores que siguen la obra de este creador que ha merecido premios como el Adonais, el Loewe, el Nacional de Poesía y el de la Crítica.

Cuando estaba preparando una nueva novela en el verano de 2009, "de pronto irrumpió la poesía" y "en un año" escribió los poemas de Un invierno propio, que "por una parte es una autobiografía ética" de aquello que le ha ido enseñando la poesía y por otra, "un equipaje para mirar hacia el futuro".

Los títulos de los poemas tienen "voluntad de aforismos" y dicen mucho sobre la forma de pensar de este escritor: "La verdad no es un punto de partida"; "La poesía sólo existe como una forma de orgullo"; "El porvenir es una negociación con el pasado"; "Un golpe de azar nunca abolirá mis dudas"; y "El dogmatismo es la prisa de las ideas" son algunos de ellos.

Luego, el escritor desarrolla y matiza esas ideas en los poemas de este libro en el que reivindica "la indagación en el ser humano" y cuyo hilo argumental es "el cuestionamiento del yo": "Mi nombre es Luis,/ soy español,/ vivo en Madrid,/ en el número uno, calle Larra,/ me dice usted la hora, por favor,/ ¿dónde ha nacido usted/ y cuántos años tiene?,/ buenos días, amigo,/ buenos días, mi amor, te quiero mucho".

Con esos versos comienza el primer poema de Un invierno propio, una obra en la que su autor dirá en otro momento que "el idioma es la tierra de un poeta/ que se siente exiliado ante algunas palabras"; reclamará la tolerancia ("Es una patria inútil/ la que cierra los labios y las puertas/ a los recién llegados."), y asegurará que "La vida no compensa de la muerte/ si no es porque el amor le dio sentido al tiempo". El invierno, asevera García Montero en la entrevista, "es el tiempo de crisis, donde parece que la época de la vitalidad, del florecimiento ha sido sustituida por el frío o por la deshumanización". "Estoy convencido de que la crisis que vivimos no es económica, sino de valores humanos y políticos, que son los que después provocan los problemas económicos", señala.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios