Entrevista MagoMigue | Director del Hocus Pocus "Muchos han descubierto el poder de la imaginación por primera vez este 2020"

  • El artista granadino habla de los cambios en el festival mágico a causa de la pandemia en la víspera de la inauguración de su 19 edición este miércoles

  • El ilusionista publicará un nuevo libro con prólogo de Luis Piedrahita en 2021 y prepara una gira de presentación de su última espectáculo, 'Invisible'

El ilusionista MagoMigue (Granada, 1968), en la presentación del Hocus Pocus El ilusionista MagoMigue (Granada, 1968), en la presentación del Hocus Pocus

El ilusionista MagoMigue (Granada, 1968), en la presentación del Hocus Pocus / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

La programación cultural en la ciudad esta Navidad escasea, por no decir que es casi inexistente. El Hocus Pocus, tras varias cancelaciones a causa de la pandemia, llenará de magia la ciudad desde este miércoles y los días 2, 3, y 4 de enero) en el Teatro Isabel la Católica. Su director, MagoMigue (Granada, 1968), atiende al teléfono amablemente. El ilusionista, campeón del mundo de cartomagia, pasó el Covid-19 meses atrás. "He sufrido la enfermedad en primera persona. He estado contagiado", afirma sin ningún pudor el artista, "muy sensibilizado" con la situación actual porque su familia está llena de sanitarios. Al segundo mago español en hacer un streaming durante el confinamiento le ha dado tiempo hasta de escribir un nuevo libro, que verá la luz en 2021 con prólogo de Luis Piedrahita. También ha creado varios trucos, está pensando en su siguiente montaje y ultima los detalles de una gira para presentar su último espectáculo, Invisible.

-El Hocus Pocus se ha retrasado varias veces a causa del coronavirus. ¿Cuánto ha cambiado esto la esencia y el programa de esta edición?

-Afortunadamente, el festival se celebra. La Navidad es una época muy propicia para la magia. Hemos actualizado ciertas cosas. La primera parte del festival se ha hecho en streaming con conferencias online. Ha habido magos dando clases magistrales a través de Zoom y Skype. Eso es algo que sí se va a quedar en el festival. Es algo que nos ha hecho ver esa opción es real. No es sustitutiva pero sí complementaria. La magia, como cualquier arte escénico, hay que verla en el teatro. Es lo ideal, como ocurre con la música o el arte dramático.

-¿Se plantearon la opción del streaming para los espectáculos de estos días en el Isabel la Católica?

-Ahora sólo va a ser presencial. Lo pensamos, pero hemos optado por no hacer streaming debido a los medios económicos de los que disponemos. Ya exploraremos de cara al año que viene. Hacer una buena producción es caro. El teatro es sagrado y un templo al que ir a evadirse. Lo que pasa en el teatro queda en el teatro. Como sociedad tenemos la necesidad de reunirnos en espacios así. De reír y llorar juntos. Es un error ver en diferido algo que está ocurriendo en un teatro con un lenguaje del teatro.

El ilusionista en otra foto El ilusionista en otra foto

El ilusionista en otra foto / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-Este 2020 ha jugado con las ilusiones de bastante gente. ¿Cuan necesaria es la magia en estos tiempos?

-La magia es necesaria siempre porque sin ella no podemos vivir. Eso es algo que siempre defiendo. No hablo de un truco, sino de la magia de la vida, de la ilusión, de la alegría, del asombro; de ser capaces de conectar con nuestra intimidad y nuestros pensamientos. La magia nos pone enfrente de un espejo. Cuando ves un juego de magia bien hecho, comprendes como es y te maravillas, experimentas una sensación que te conecta con tu niño interior. Eso es muy hermoso como ocurre. El arte nos sana y nos ayuda a ser mejores. Evidentemente ahora vivimos una etapa complicada, para los artistas también. El otro día hice una función en Alcalá la Real, en Jaén, y sólo sentir el calor del público otra vez me puso los pelos de punta. A mí y a mucha gente se nos saltaron las lágrimas. Es muy discutible eso que se dice de que los artistas no somos necesarios. Comer y tener un techo es lo esencial.

-Muchos se han refugiado en la cultura durante la pandemia. Algunos han leído más libros, han escuchado más música, han visto más series y películas o han ido con más ganas a los teatros cuando abrieron.

-Algo que muchos hacíamos ya de modo normal. Muchos han descubierto por primera el poder de la imaginación y cómo nos puede salvar esto en situaciones duras este 2020. Estamos viviendo una Navidad diferente a nivel mundial, pero tenemos mucha suerte aquí de poder disfrutar de diferentes programaciones culturales. El Hocus Pocus cumple 19 años esta edición. Debíamos celebrarla. Este año económicamente será un fracaso seguro (ni aún llenando porque el aforo es reducido a causa de los protocolos). Para eso está el dinero público.

-He visto en su web que ha cerrado varios espectáculos en estas fechas. ¿Cree que las restricciones aplicadas al sector cultural han sido desproporcionadas?

-Yo no creo que nuestros políticos estén actuando con mala fe. Me cuesta trabajo pensar eso. Quizá echando al vista atrás las decisión podían haber sido otras. La cultura sigue siendo segura, concretamente ir a un teatro. Es seguro asumiendo que el riesgo cero no existe para nadie. Al igual que uno toma la decisión de ir al teatro, puede ir a un bar o quedar en una casa con amigos. Eso lo tiene que asumir cada personal individualmente. En los teatros públicos se están manteniendo unas estrictas normas de seguridad e higiene, acordes a los protocolos. No llega al 1% el número de casos que se han reconocido en un acto cultural a nivel mundial. En el Teatro Isabel la Católica nos han permitido meter a 200 personas. A mí me parece ilógico que en cada comunidad autónoma las normativas sean diferentes. En Madrid meten a 5.000 personas en un estadio grande porque proporcionalmente se puede. El conflicto famoso del concierto de Raphael. En Andalucía no se pueden más de 200 personas en espacio cerrados. Pagamos justo por pecadores. Lo que pasa es que mucha gente no ha programado actividades culturales por miedo. Es una pena que haya políticos que no hayan contratado nada para así asegurarse de que no haya ningún contagio. Es una política miserable y lo que se ha aplicado por desgracia en muchos lugares.

El mago con la mascarilla en la presentación del festival El mago con la mascarilla en la presentación del festival

El mago con la mascarilla en la presentación del festival / Antonio L. Juárez / PhotographersSports

-La programación del festival está protagonizada por magos españoles. ¿Este país siempre será una de las potencias mundiales en este campo?

-Por supuesto. En el último mundial que se celebró en la ciudad de Busán, en Corea del Sur, ocho premios fueron españoles. Se trata de un éxito muy grande. Anteriormente, en 2003, había ganado yo allí. En España hay un valor artístico como en casi todas las modalidades. Tenemos arte por los cuatro costados. El Hocus Pocus también tendrá un carácter internacional porque vendrán magos argentinos afincados en España, una maga portuguesa que vive en el País Vasco.

-El Premio Granhada al Mérito Mágico se entregará a título póstumo al artista catalán Gabi Pareras. ¿Cómo lo recuerda usted?

-Fue un mago semiprofesional y poco conocido, pero un gran pensador y un erudito de este arte. Dentro de 100 años se leerán sus textos y se hablará de él. Es un homenaje a su legado y a su persona. Nosotros entregamos una varita de plata. Un club de magia que él presidía en Barcelona la expondrá de por vida. Era un hombre muy simpático y muy divertido. Él utilizaría la varita para remover una cazuela. Sus méritos han engrandecido la historia de la magia. Mucha gente no sabe que la estudia se estudia y se trabaja. Hay que ponerle corazón y horas. Hay muchos intelectuales en la magia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios