Actual

Marina Heredia apuesta por abrir el oído a artistas como Beyoncé

  • La granadina estrena el próximo 10 de junio su último trabajo discográfico, la grabación en directo de 'A mi tempo' Acaba de regresar de EEUU de cantar junto a la Chicago Symphony Orchestra

Comentarios 1

Marina Heredia, sonriente, cumplidora, estudiosa y entusiasta del cante de raíz, se ha convertido en una de las intérpretes más solicitadas del panorama flamenco. Todavía resuena el eco de su paso por la Bienal de Sevilla, donde presentó el espectáculo A mi tempo, un repaso por los estilos y artistas de ayer y hoy que han marcado su carrera, y donde contó con la colaboración de la cantante pop Mónica Naranjo, "una gran diva que en América Latina no puede dar un paso sola" y a la que define sin dudar como "un pedazo de compañera y de artista con una tesitura muy amplia". El dúo que protagonizaron quedó en la memoria como una de las estampas más vibrantes del festival y Heredia agradece a ese momento el que haya servido "para atraer nuevos públicos a mis espectáculos". El próximo 10 de junio presenta el disco grabado en directo con los temas de A mi tempo.

Junto a su prima Jara Heredia, ayer repasó en Sevilla sus recuerdos infantiles en las cuevas del Sacromonte, donde llegaron a bailar para las infantas, la madre de Don Juan Carlos y toda la Familia Real, "que son grandes aficionados". Porque la pasión inicial de Marina Heredia era el baile flamenco pero fue su padre, el cantaor Jaime Heredia El Parrón - "que siempre me ha dado buenos consejos pero también ha sido muy duro conmigo y rara vez me elogia"-, quien la convenció de que "era mejor" que abandonara ese sueño y se dedicara a cantar.

Con 13 años grabó su primer álbum, Malgré la nuit, un disco colectivo de canciones infantiles. Me duele, me duele, al que siguieron La voz del agua y Marina son los trabajos en solitario que han precedido A mi tempo, que se puso a la venta el martes. La granadina apuesta por "modernizar" las formas de trabajo de los artistas flamencos y por "abrir puertas y fronteras" abriendo el oído a otras músicas, entre las que citó a Beyoncé. Todo ello, aseguró, "sin copiar a nadie, afirmando tu personalidad propia en cada momento", algo que no le resulta difícil porque "tengo muy mala memoria".

A ella le ha servido de ejemplo constante Camarón de la Isla, que fue amigo de su padre y a quien siempre ha admirado porque, entre otras razones, "supo hacer siempre a su manera los cantes de los mayores". Entusiasta también de La Paquera de Jerez y Chocolate, encuentra en sus compañeros de generación un nivel muy alto -"me siento muy a gusto compitiendo con gente de la talla de Fernando Alonso"- y se confiesa sobre todo una gran aficionada. "Acabo de compartir una noche en El Rocío con Remedios Amaya, que cantó media hora por bulerías que quitaba el sentío", celebró.

Marina Heredia acaba de regresar de Chicago, donde ha puesto la voz flamenca en las cuatro representaciones de El amor brujo de Falla que ofreció la Chicago Symphony Orchestra (CSO), una de las mejores orquestas del mundo, conducida en esta ocasión por el director granadino Pablo Heras-Casado. El éxito ha sido rotundo. Un preludio de lo que sucederá esta noche, para lo cual espera "dormir mucho" en las horas previas porque ése, confesó, es el único cuidado que presta a su voz, "pero es muy regenerador".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios