Joe Barbieri. cantante

"Nadie me dio nada cuando empecé, pero confié en mí y en el boca a boca"

  • El músico italiano presentará hoy su primer trabajo en exclusiva en el Festival de Jazz de Granada

  • Chet Baker y Billie Holiday, entre sus máximas influencias

El cantante y guitarrista italiano, en una fotografía de archivo. El cantante y guitarrista italiano, en una fotografía de archivo.

El cantante y guitarrista italiano, en una fotografía de archivo. / g.h.

Con un estilo único a camino entre el smooth jazz y el cool jazz, la bossa nova, la canción italiana y la francesa, la música de Joe Barbieri (1973, Nápoles) posee una riqueza no sólo musical, sino lingüística y literaria. Cada canción del artista italiano es un universo poético y elegante que llega al oyente de una manera subliminal pero a la vez poderosa. Barbieri presenta hoy su nuevo trabajo -Origami- en exclusiva en el Festival de Jazz de Granada. Lo hará acompañado del pianista Antonio Fresa, el chelista Stefano Jorio, el contrabajista Giacomo Pedicini y el batería Sergio Di Natale en el Teatro Isabel la Católica.

-Canta en italiano, pero podría ser portugués, francés e incluso español. ¿Todos los idiomas son iguales en la intimidad de su voz?

-Las palabras tienen una identidad, un gusto. Pero lo tienen a partir de su sonido. El contenedor ya está contenido. La gente me dice muchas veces que no entiende ni una palabra de lo que digo, pero que su corazón sí que me entiende. Es la mayor victoria. Mientras viva, recordaré esta imagen: una sala llena de gente en Tokio escuchando mis canciones con los ojos cerrados. Todo estaba allí.

-¿Podría ser Jorge Drexler el Barbieri en español? ¿Y Veloso el Barbieri en portugués? ¿O Salvador el Barbieri francés?

-¡Oh dios mío! ¡Si acaso lo contrario! Jorge y Caetano son únicos. Ellos tienen una personalidad tan multifacética. Imposible fotografiarlos, como decía el escritor Pirandello, son "uno, ninguno y cien mil". Henri Salvador fue una maravilla. Me encantó con su forma de ofrecer palabras, de poner ironía en la tristeza y viceversa. Hace diez años cantábamos a dúo una de sus deliciosas canciones llamada La Muraille De Chine, luego, desafortunadamente, Henri murió y tuve que grabarlo yo mismo, pero conservo una carta de su mujer en la que escribió que le gustó de verdad a Henri.

-Le dedicó un disco completo a Chet Baker. ¿Por qué fue él?

-Porque él representa el jazz absoluto junto a mi otra referencia, que es Billie Holiday. Aprendí mucho de la manera de estar a tiempo y usar la voz de Chet. Luego, aunque Chet solo escribió un par de canciones en su vida -con la curiosidad, entre otras cosas, de que ambas nacieron con un texto en italiano escrito por Alessandro Maffei-, el repertorio que interpretó durante su carrera fue un curso de enseñanza profundo tanto para la escritura como para la producción y arreglos. En resumen, realmente le debo mucho a Chet.

-En este disco cantó Stacey Kent, que también cierra el Festival de Jazz de Granada.

-Stacey fue una de las invitadas en mi proyecto en Chet. Juntos cantamos I fall in love too easily. Stacey es una chica encantadora, de buen gusto, extremadamente inteligente y con una voz perfecta. Con ella recuerdo con emoción estos dos momentos: el dueto del que acabo de hablar y un dueto en vivo en el Olympia de París. Hermosa.

-En su biografía dice que es "una anomalía". ¿Y qué significa eso? ¿Se siente raro y tan único?

-No, en absoluto. Solo que mi camino era bastante inusual: hoy ser independiente es casi normal, pero cuando abrí mi compañía discográfica -el Microcosmos Dischi- hace casi 20 años, no fue así. Puedo decir que nadie me dio nada, no fui a las grandes compañías discográficas, pero puse en línea concierto tras concierto, disco tras disco, contando sólo con el boca a boca y la pureza de mi propuesta artística. Es quizás una cosa muy ingenua, pero fue así. La gente ha descubierto mi música y en muchos casos han decidido no separarse más. Incluso muchos colegas, mucho más nobles que yo, han iluminado mi camino con su talento. Así que hoy me siento muy feliz con las cosas que he hecho de la única manera posible, aunque anómala, pero que lo haría otras 100 veces.

-Es su primer show en Granada.

-Espero que no sea el último. Estoy deseando actuar por primera vez en Andalucía. No he pisado España en tres años. La última vez que estuve di un concierto apasionado que agotó entradas en Madrid donde mi amigo Jorge Drexler también tocó una canción conmigo, y debo confesar que no puedo esperar para volver a estar allí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios