Actual

Núria Graham, a la conquista de 'Graná'

El Primavera Sound no solo es probablemente el festival con mejor reputación del calendario español, sino que de un tiempo a esta parte ha aprovechado su prestigio para crear una compañía discográfica de corte moderno, esto es, que funciona no solo como sello sino como administrador y mánager de los artistas que publica. Se llama El Segell del Primavera y poco a poco se está haciendo con un suculento catálogo de ilustres del pop patrio (de Los Planetas o el Grupo de Expertos Solynieve a Sr. Chinarro o Christina Rosenvinge) aderezado con algunas perlas noveles que darán que hablar de aquí a nada.

A esta segunda categoría pertenece Núria Graham, una cantautora nacida en Vic aunque de ancestros irlandeses además de catalanes, que con una voz elegante, rotunda y noctámbula, y unas canciones frescas e inmediatas pero sorprendentemente maduras para una chica que aún no ha cumplido los 20 años, que suenan a clásicas, a intemporales, va camino de convertirse en la próxima sensación del pop nacional. La chica debutó en 2013 con unas primeras canciones que han sido reeditadas con el título de First Tracks, pero sobre todo está impactando allá donde va con las de Bird Eyes, su álbum de debut. Es sin duda uno de los diamantes en bruto más prometedores de nuestra escena, aunque ella, siempre aferrada a su guitarra eléctrica -para romper con el tópico de la cantautora acústica- se muestra tan inquieta como humilde y dispuesta a aprender. En el último año se ha convertido en una incontrovertible realidad que ningún aficionado debería dejar escapar.

Con el disco ya ha girado, además de por España, por Inglaterra, Holanda y Portugal, y ha ejercido de telonera de St. Vincent o Unknown Mortal Orchestra. En directo se hace acompañar por Aleix Bou y Jordi Casadesús en una escueta pero altamente eficiente banda que suena engrasada y suficientemente experimentada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios