Actual

El nuevo Rinconcillo de Cristobica cumple diez años y se convierte en clásico

  • Del 7 al 11 de mayo, con sede en Valderrubio pero extensiones en Alfacar, Fuente Vaqueros y Víznar, el festival presentará 7 compañías

Hace diez años que la Diputación de Granada decidió recuperar el proyecto que auspiciaron tres nombres de tanto peso en el panorama artístico granadino como Federico García Lorca, Manuel de Falla y Hermenegildo Lanz. Con ese triunvirato como mentor, es lógica la expectación que despertó la iniciativa de volver a situar a los cristobicas en el panorama de las artes escénicas locales, del que nunca llegaron del todo a irse. El proyecto de la Diputación alcanza del 7 al 11 de mayo la décima edición con la sensación de haber recuperado la importancia cultural y artística de este género, con la sensación del deber cumplido, según lo manifestaron ayer el Diputado de Cultura, José Torrente, y el director del mismo, Alfonso Alcalá.

Así, en esta edición del festival -que cuenta con un presupuesto de 32.000 euros- se oferta un amplio abanico de referencias, estilos y técnicas. Desde espectáculos que se nutren de la tradición más popular a otros donde el tratamiento técnico y conceptual se deriva de una apuesta por una estética de absoluta actualidad. "El programa parte de aquellos deseos que nacieron con la tertulia de El Rinconcillo en la que tres rinconcillistas famosos intentaron pergeñar un motivo para exaltar y confraternizar lo mejor de la cultura con lo más popular, cercano y contemporáneo de la época", resaltó Torrente.

"Intentamos, a través de los títeres de cachiporra, llevar a término esa idea que Lorca tanto enfatizó en su obra: acercar la música, la cultura y la literatura al público más fiel, a los jóvenes y a las familias", recalcó Torrente sobre esta década de ediciones, en la que 15.000 personas han disfrutado ya de estos espectáculos.

Títeres de cachiporra, de hilos, de sombras o manipulación de objetos se irán entrelazando a lo largo de la semana, aunque esta edición haga una especial incidencia en nuevas las técnicas, porque el objetivo es que no sea una monótona exhibición de títeres sino que también se aproveche la coyuntura para traer nuevas técnicas de exhibición del teatro del gesto, del teatro visual o del teatro de figura.

Los espectáculos se extenderán a los municipios del "territorio Federico", en palabras de Torrente, como son Alfacar, Víznar, Fuente Vaqueros y Valderrubio, que será la sede principal.

Seis compañías, tres de procedencia nacional y tres internacionales conforman este año el programa de El Rinconcillo, al que se suma una exposición fotográfica inaugural con imágenes que pretenden mostrar un inventario de momentos capturados a lo largo de este decenio. La muestra se inaugurará el miércoles 7 de mayo, a las 20:30 horas.

Ese mismo día arranca también la primera función con la compañía Pelele y su Don Cristóbal misántropo, avaro y buscador de amores. Los argentinos-italianos Dromosofista (8 de mayo) presentarán dos espectáculos conmovedores y divertidos con música en directo. El Patio (9 de mayo) contará con barro sus historias a los escolares y por su parte Jordi Bertrán (también el 9 de mayo) alumbrará la escena con un cabaret de marionetas. La exquisitez del gesto y la poética del movimiento estará presente con Girovago y Rondella (10 de mayo), y terminará con Pelmànec (11 de mayo), que afronta el mito de Don Juan desde una visión muy singular destinada al público adulto.

Todo aderezado con el taller permanente de El Rinconcillo realizado con objetos encontrados en la imaginaria cocina de la casa de Bernarda Alba. "La puesta en valor de la casa familiar de Lorca en Valderrubio, junto con la concienciación del patrimonio de la Vega son los valores añadidos al festival", declaró Alfonso Alcalá, para quien José Torrente tuvo palabras de "agradecimiento" tras retomar su trabajo en el proyecto "con gran profesionalidad" después de un periodo retirado por motivos de salud.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios