Actual

Saura, premio de cine en Las Minas de Murcia

  • El cineasta, muy vinculado al flamenco, recibió el homenaje por su carrera

El cineasta Carlos Saura recibió ayer el Premio Extraordinario a las Artes Cinematográficas en una nueva jornada de la agenda cultural del Festival Internacional del Cante de las Minas, según informaron fuentes de la organización.

Saura, muy emocionado, recordó un pasado cercano a esta tierra. "Mi padre era murciano, de la familia Saura Pacheco, y he pasado muchos veranos por estos lares, visitando Los Alcázares y Los Urrutias", dijo.

Tras recibir el homenaje del Festival en el año 2005, Saura agradeció esta nueva muestra de cariño por su trayectoria como difusor del flamenco a través del lenguaje audiovisual y recordó que "sus inicios no fueron fáciles en años de dictadura, donde la censura se cebó con mi primer largometraje, Los golfos, que sin embargo tuvo mucha repercusión fuera del país".

El cineasta hizo referencia a su última película, Flamenco, flamenco, rodada este invierno en Sevilla y definió este género como "una música excepcional, que viene del pasado, está en el presente y se proyecta al futuro. Que nace de la fusión, arte inigualable, en su opinión, y sólo asemejable al jazz".

Desde que hizo Sevillanas o Flamenco, ésta última hace quince años, Saura ha observado "un florecimiento en España de lo jondo, con cada vez más vigencia en nuestro país y que empieza a estar presente y a ser aceptado". Mencionó como única excepción, "cómo se vive el flamenco en La Unión, porque, lamentablemente, no en todos los sitios es igual. Es maravilloso como este público aclama a los artistas flamencos".

Saura apostó por "la ortodoxia del flamenco y, al mismo tiempo, por las nuevas generaciones de artistas, quienes aportan un aire nuevo y diferente a este arte". Y, entre bromas, compartió una anécdota con el público de la Casa del Piñón, asegurando: "No me considero experto en flamenco y he de reconoceros que me confieso un bailaor frustrado y ese sentimiento de fracaso lo he plasmado en mis películas". "Un día llegué a casa de La Quica, en las afueras de Madrid, y le hice una demostración. Ella me dijo: mira Saura, mejor que te dediques a otra cosa", apuntó. Concluyó confesándose débil ante el baile de la mujer, tomando como ejemplo a Carmen Amaya, quien, a su juicio, era un terremoto. "Y es que el baile es algo mágico, es la tierra que se pisa fuerte, y al aire la libertad de los brazos". También quiso trasladar su agradecimiento al Festival y, dijo que quedaba a la espera de que le den "otro premio pronto".

Carlos Saura, una de las referencias indiscutibles del cine español, ha mantenido durante toda su trayectoria una estrecha vinculación con lo jondo. En 1994, estrenó el documental Flamenco, probablemente el más importante trabajo audiovisual realizados sobre este arte.

Gracias a obras como Flamenco, Carmen, El amor brujo, Bodas de sangre, Salomé y Sevillanas, el Festival Internacional del Cante de las Minas le dedicó su 45º edición al considerarlo figura relevante de lo jondo y gran divulgador de este arte por todo el mundo. Él mismo se ha confesado, en más de una ocasión, como "un bailaor frustrado".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios