Actual

Setenta años de arte

  • Inaugurada en el Centro Gran Capitán una exposición con obras de sesenta pintores para homenajear al viejo edificio de la Facultad de Medicina, que cumple siete décadas

A veces me veo huyendo de las obras de los artistas conceptuales contemporáneos porque es muy difícil saber entre lo que es una tomadura de pelo y lo que no lo es. Por eso me gusta la pintura clásica, la realista, la que expresan bodegones, cuerpos o paisajes al natural. Por eso el pasado martes fui a la inauguración de una exposición que estará abierta hasta el día 5 de junio. Son 60 obras de otros tantos artistas que han colgado sus cuadros en el Centro Cultural Gran Capitán para conmemorar los 70 años de la Facultad de Medicina de la Avenida de Madrid, ese edificio que suspira soledad y que está pendiente de una digna utilización. Son varios los colectivos -entre ellos la Asociación de Antiguos Alumnos de la Facultad de Medicina, organizadora de la muestra- que aspiran a que se convierta en un gran museo de la Medicina. Pero mientras esto ocurra o no, allí, en la inauguración, había un buen puñado de gente (unas 300 personas) dispuesta a ver las obras que habían realizado profesores, alumnos o personal allegado a la citada Facultad. "Estamos convencidos de que además de impartir durante tantos años una enseñanza modélica que ha permitido formar médicos de primer nivel (no en vano es la Facultad de Medicina más demanda de España y con la nota de corte de ingreso más alta) seguramente hayamos colaborado también, en alguna medida, a la formación humanista de nuestros alumnos", se dice en el tríptico editado para la ocasión.

En el acto se dio una situación un tanto tensa y comprometida, pero está claro que la política a veces hace jugadas extrañas que permiten que sus protagonistas se sientan incómodos. Si bien la exposición fue aprobada y alentada por el ya ex concejal de Cultura Juan García Montero, quien presidió la inauguración fue la concejala socialista María de Leyva, que acudió a su primer acto oficial como nueva representante de la Cultura en esta ciudad tras el repentino cambio de gobierno municipal.

Los comisarios de la exposición son Miguel Guirao Piñeyro y Fernando Gil Hernández. El primero tomó la palabra para decir, entre otras cosas, que "en la Asociación todo lo que hacemos lo hacemos con la Facultad, en la Facultad y alentados por ella". Agradeció a Juan García Montero su presencia y su ayuda: "en él hemos tenido una persona receptiva que siempre ha escuchado nuestra peticiones. Evidentemente siempre contará con nuestro agradecimiento", le dijo mirándolo a la cara.

Miguel Guirao también agradeció la colaboración de Fernando Gil, el otro comisario de la exposición, del que dijo que había aportado su visión artística. "Hemos descubierto a un verdadero artista, a un antiguo alumno con un inmenso valor añadido. Pinta, esculpe, talla, suelda, trabaja las latas de cerveza -y no piensen mal-, corre maratones, tiene sesiones, lo quieren sus alumnos… qué más podemos pedir".

Guirao terminó su discurso con su tercer agradecimiento: a Manuel Rodríguez, "que fuera el alma mater de nuestra Facultad". Dijo de él que fue un gran pintor e "impulsor en alguna medida de esta exposición".

Indalecio Sánchez-Montesinos, rector de la Facultad de Medicina, también intervino para hacer una aseveración: "La Medicina también es arte". Dijo que no había enfermedades sino enfermos y que a los alumnos de Medicina no sólo había que enseñarles la materia en sí, sino los valores humanos que se expresan en la poesía, en la pintura, el deporte o en la música. Terminó resaltando la labor de la Facultad que él representa: "Uno tiene que saber vivir en la historia. No se puede estar en el presente si no reconoce en el pasado la riqueza que tiene una Facultad como esta".

Cerró el acto la nueva concejala municipal de Cultura, quien resaltó la importancia que tiene para la ciudad la Facultad de Medicina, con 16.000 alumnos y 700 profesores. Dijo que era la mejor de España y alabó la labor pictórica de Manuel Rodríguez, al que iba dedicada la muestra. Al final se le olvidó decir las palabras mágicas: Queda inaugurada esta exposición. "Perdón, es que es el primer acto oficial que presido. Compréndalo", dijo un tanto azorada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios