Ocio en la pandemia

Teatro del Velador parodia la 'república catalana' a través del clásico de Aristófanes

  • La compañía interpretará, bajo la dirección del granadino Juan Dolores Caballero, su adaptación de 'Las aves' el fin de semana en el Teatro Alhambra

Una imagen promocional de 'Las aves' Una imagen promocional de 'Las aves'

Una imagen promocional de 'Las aves' / G. H.

"La historia escrita por el griego Aristófanes hace 2.500 años le sirve como un guante al director Juan Dolores Caballero para fabular con la efímera (y pretendida) república catalana. Los dos atenienses que fundan la ciudad de las aves, entre el Olimpo y la tierra de los humanos, hablan con un acento tan catalán que incluso habría que pedirles que lo dulcificaran para poder seguir sus parlamentos sin perder detalle. Van huyendo de una Atenas donde todo se lleva a juicio y la corrupción es el pan de cada día". Lo cuenta Javier Paisano en su crítica en Diario de Sevilla tras ver la adaptación de Teatro del Velador de Las aves de Aristófanes.

La compañía interpretará, bajo la dirección del granadino Juan Dolores Caballero, su particular versión de la comedia griega el sábado y el domingo a las 12:00 en el Teatro Alhambra. Se trata de "una obra escrita hace 2.500 años que, lejos de ser una antigualla de interés exclusivo para la historia del teatro, resiste muy bien su confrontación con la modernidad", afirma el también dramaturgo.

Dolores Caballero reconoce que con esta historia han querido recuperar "un teatro crítico y divertido, muy frecuente en la España de los 90 y un poco olvidado en la actualidad, para hablar de los nacionalismos excluyentes y supremacistas y sobre sentirse superior por cuestiones de identidad". Las entradas con un precio de 18 euros ya se encuentran a la venta en www.teatroalhambra.es, y los días de función pueden adquirirse también en la taquilla del teatro una hora antes del comienzo del espectáculo.

Sinopsis de la obra

Dos amigos disgustados por las prácticas corruptas y las disputas entre los poderosos deciden abandonar su país y emprender el camino en busca de la ciudad soñada que los cobije, una ciudad ideal libre de juicios y de corrupción, con solo un grajo y una gallina como guía para llegar a su destino. Después de varias aventuras, y al no encontrar la ciudad ideal, los dos colegas se alían con las aves y acuerdan con estas la creación de un estado independiente suspendido entre el cielo, ocupado por los dioses, y la tierra, dominada por los humanos, lo que hará que tomen el poder sobre los hombres y arrebaten el liderazgo a los dioses.

Pronto los humanos se congregan, queriendo pertenecer a esa ciudad, mientras que los dioses declaran la guerra a las aves y a su nuevo país independiente. Pero como todo es negociable, el conflicto con los dioses se resuelve con un acuerdo de paz: la creación de un convenio del que los humanos quedan excluidos y, como siempre, sutilmente dominados por los que detentan el verdadero poder.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios