Actual

Trozos de calle en movimiento

Nadie le silencia. Nadie le fotografía al descubierto. El Niño de las Pinturas es sobradamente conocido pero intencionadamente anónimo. Ayer presentó una más de sus críticas de arte en la exposición 'Entra en el laberinto y pinta sus paredes', veinte historias con sobradas dotes para remover conciencias cuyos protagonistas son seres olvidados o marginados. No es que se haya pasado definitivamente a las salas de exposiciones -la última fue en Pupa Tatoo Art Gallery-, pero de esta forma Sex 69 demuestra que el grafiti es mucho más que un arte callejero y que, en todo caso, las calles pueden llevarse a las galerías.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios