Tony Moreno, cantante de Eskorzo “Por ahora se bajan revoluciones para que el público no se desmadre”

  • La banda de mestizaje estrena gira a finales de este mes en Madrid: ‘A fuego lento’, un trabajo de versiones de sus grandes temas pero a un ritmo más pausado

“Por ahora se bajan revoluciones para que el  público no se desmadre”

“Por ahora se bajan revoluciones para que el público no se desmadre”

Eskorzo ha desempolvado las maletas que, como todos, tuvo que guardar la primavera pasada. La banda inicia nueva gira y con los dedos cruzados esperan al próximo 30 de enero, fecha en la que volverán a subirse al escenario. La harán con su espectáculo más exclusivo, A Fuego Suave, del que ya hay un adelanto en forma de videoclip: una nueva versión de La pena . En la revisión estilística de este tema el público disfrutará a menos revoluciones de las que suele ofrecer la formación de mestizaje. Un prisma sonoro diferente que permita un directo en sala más tranquilo, para escuchar ahora sin saltar sus canciones más conocidas. Un giro adaptado a los tiempos pandémicos que tras su cita de finales de enero en el Teatro Circo Price de Madrid en el Inverfest llegará el 19 y 20 de febrero en Teatro Isidoro Máiquez de CajaGranada y el día 20 de marzo a Sala Apolo de Barcelona

–Tras Alerta Caníbal, su último trabajo de 2017 ¿la idea era un proyecto más tranquilo por evolución natural o ha sido algo sobrevenido por la pandemia?

–Después de Alerta Caníbal pensábamos sacar otro álbum en 2021, pero entre disco y disco solemos sacar algo especial: un EP, un pequeño disco en directo o un recopilatorio. Esa cosa especial en este caso ha coincidido que va ser esta serie de conciertos y nuestra intención es que dentro de unos meses se plasmen en un disco de estudio.

–¿Cómo definiría A fuego suave?

–Son nuestras canciones más famosas dadas la vuelta, vistas desde otro prisma sonoro. Por ejemplo, La pena original es más punk y ahora es un bolero. Hemos hecho lo mismo con una veintena de temas. Están enfocados para un espectáculo que se vea sentado y con las mascarillas puestas.

"Los temas están enfocas para un espectáculo que se vea sentado y con las mascarillas puestas”

–La pena pasa del punk-rock casi zíngaro al bolero con influencia del son cubano. ¿En qué prismas musicales se reflejan las otras versiones?

–Fuimos viendo canción por canción. Intentamos llevarlas a terrenos que les pudieran pegar. Hay mucho afrocubano, afrobeta, otras partes más jazzeras... Va a haber un poquito de todo, sigue reflejando ese espíritu de la banda ecléctico y mestizo.

Videoclipa 'La pena' de Eskorzo.

–Además de este tema, ¿qué otros han versionado?

Mambo Zombie, El que tenga el amor, Paraísos artificiales, Amenaza fantasma, Herida abierta o cicatriz, Déjate que te devore. Más de hora y media de concierto.

–Ya han estado ensayando el espectáculo en el Teatro Isidoro Máiquez.

–Sí, hemos estado tres días de residencia artística en el espacio de CajaGranada poniendo a punto todo: luces, sonido, la escénica... Después de casi un año, volver a encontrarte con los focos, con los micrófonos, con un escenario y unas tablas... Ha sido muy guay volver a subirse a un escenario, pero al principio resultó algo extraño porque parecía que había pasado mucho tiempo. Luego te dejas llevar por la música. Y ahora somos un poquito felices.

–¿Lo echaban tanto de menos?

–¡Hombre, ya te digo! Forma parte de nuestra vida.

"Ha sido muy guay volver a subirse a un escenario pero al principio resultó algo extraño”

–Ya en 2016 pregonaba las bondades de la tecnología que permitían ensayar con un músico de Japón. ¿Estos temas los tuvieron que ensayar en la distancia?

–Ha habido trabajo en casa y luego enviarnos cosas pero afortunadamente casi todo se ha desarrollado en local de ensayo. Por suerte, entre restricciones, hemos podido juntarnos de vez en cuando y consensuar las canciones.

–¿Hay cosas grabadas del otro nuevo disco que tenían previsto presentar en 2021?

–Sí, hay cosas grabadas. Estaba casi todo ‘maqueteado’: 10 o 12 canciones. De hecho vamos a aprovechar la gira de A fuego suave para presentar un tema nuevo que formará parte del siguiente trabajo de estudio: 7 vientos. Iremos dando adelantos poquito a poco.

–¿Y en ese otro nuevo trabajo de estudio vuelven a su habitual ritmo cañero?

–Sí, nuestra intención es sudar la camiseta. ¡Qué no se confunda la gente! Teníamos ganas de hacer algo más tranqui con o sin COVID para tocar en teatros pero si no hubiese pandemia daríamos también nuestros conciertos normales. Por ahora se bajan revoluciones para que el público no se desmadre mucho. Y, aún así, nuestras canciones siguen teniendo energía.

–Desde hacen 16 años gestionan también una de las salas más míticas y en cuanto a programación la más activa de Granada: Planta Baja. ¿Cómo está la situación para los locales de conciertos?

–Cerrada. La intención es continuar si se puede, aunque está la cosa apretada. Todo el mundo, sobre todo en la cultura, está con el agua al cuello. Planta Baja no se ha acabado ni es un cierre definitivo pero se encuentra ahora mismo sin actividad. Se necesitan ayudas porque esto ha sido una bomba que nos ha caído encima a todos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios