Actual

La cartelera granadina no se recupera con la apertura de nuevas salas multicines

"Se te cae el alma a los pies". Con esta frase resume Jesús Lens su sensación cuando echa un vistazo a la oferta cinematográfica de la cartelera granadina. Él autor de libros como Cineasta blanco, Corazón negro o Café bar cinema ha puesto en marcha en su programa sobre cine en la emisora La voz de Granada una sección en la que se hace inventario de todas las películas de estreno que merece la pena ver pero que no han llegado a las pantallas dedicadas al séptimo arte en esta ciudad.

"Hay muchos estrenos comerciales de cine norteamericano y europeo que no llegan", cuenta Lens, para quien el cierre de Multicines Centro "sacó de la cartelera granadina todo lo que no eran blockbuster". "El único refugio que queda para ver ciertas películas es el Cine Madrigal", dice el escritor y cinéfilo, que se resiste a pensar que "en una ciudad con más de 50.000 habitantes no haya mercado para otro tipo de oferta". "Hay que dar la voz de alarma sobre esta auténtica tragedia cultural", cuenta Lens, que plantea la creación de "una plataforma, asociación o grupo" que 'pelee' para que se distribuyan otro tipo de películas que sin ser minoritarias no sean forzosamente blockbuster para adolescentes. Se trataría de hacer similar a unos "amigos del cine" con el compromiso de asistir a una sala que se reservase para la exhibición de cintas distintas a las que a día de hoy son las que predominan por duplicado o triplicado en los cines de la capital. "Se podría hacer a través de una tarjeta o algo así. Experiencias como el Cine Club de Motril que tiene varios pases a la semana con lleno total demuestran que pueden funcionar". "Si eso funciona con películas que tienen varios meses y en una ciudad más pequeña en Granada puede funcionar", afirma.

"Se hizo un intento con el cierre de Multicines, cuando hubo cierto movimiento, aunque finalmente no salió", comenta Lens, que considera la despedida de la cartelera de esta multisala y de los cienes Aliatar y Granada 10 como el principio del fin de la variedad en el listado de títulos en la cartelera local.

Juan de Dios Salas, director del Cine Club Universitario, aunque está de acuerdo con Jesús Lens en cuanto al "páramo" que supone la la programación granadina, no tiene tanta confianza en los espectadores. "Es cierto que cuantas más salas hay menos títulos pueden elegirse porque están repetidos hasta la saciedad. Aquí no llegan ya ni muchos de los comerciales y la comparativa con otras ciudades es muy negativa, pero no sabemos de quien es la culpa si de los empresarios o del público, porque no hay respuesta a otros títulos".

"No sé si es por incultura del público, porque el nivel cultural medio del espectador español es muy bajo. Cada vez hay un público más joven y los jóvenes tienen un desconocimiento absoluto de la historia del cine", declara como programador cinematográfico.

Salas se muestra poco optimista porque por lo pronto "no se ve ningún viso de solución" y suma un problema más a esta cuestión: el de la versión original. "En el Madrigal hay un programación un poco diferente pero no hay ninguna versión original. Incluso alguien que quiera ver un blockbuster, no puede hacerlo sin doblar, tan sólo Kinépolisis tiene unas cuantas cintas", cuenta el director del Cine Club de la UGR, que reconoce que en la programación de la UGR también ha experimentado un descenso en el número de espectadores. "Pero son ciclos, eso ocurre cada cierto tiempo", explica desde su dilatada experiencia como programador.

Julio Álvarez, propietario del Cine de Verano Los Vergeles y vinculado al mundo del cine en la ciudad desde los años cincuenta hasta 2005, cuenta que antes había una sala que tenía preferencia sobre las demás a la hora de pasar una película pero hoy eso ha desaparecido y "cualquiera la coge", lo que ha generado esa omnipresencia de determinadas cintas en detrimento de otras.

"Entiendo que los empresarios piensen que los experimentos se hacen con gaseosa porque para otro tipo de cines hace falta dinero, sentido del riesgo y no sé si eso tarda mucho en ser rentable. No sé si harían falta patrocinadores pero tiene que haber elementos de formación del gusto del espectador", sentencia Salas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios