Actual

"Al cine lo damos por enfermo"

  • El actor Imanol Arias deplora el aumento del IVA para las entradas de los cines

Imanol Arias milita desde siempre en las causas que le parecen justas. Hace poco participó en la campaña Somos, lanzada por 25 ONG para fomentar la solidaridad en España, y es embajador de Unicef desde el 2000. Por eso, en momentos de crisis en su país, no duda en calificar el aumento del IVA para las entradas de los cines como "un golpe duro de asumir" y diagnostica: "Al cine lo damos por enfermo una temporada".

El actor se encuentra en Buenos Aires como parte de una delegación de artistas españoles -que incluye a Karra Elejalde y Juanjo Puigcorbé- que acompaña la cuarta edición de Madridcine, en la que se proyectarán hasta el miércoles 11 largometrajes producidos por empresas radicadas en Madrid, entre ellos Pájaros de papel, de Emilio Aragón, donde Arias interpreta al músico de un grupo de artistas ambulantes en la posguerra española.

"La primera política que se ha establecido es de recortes, no hay tanta política de incentivar. No se ha tocado, por ejemplo, a las sociedades anónimas, que siguen tributando el 30 por ciento pero desgravan inversiones y terminan pagando un 10, y se sube el IVA que es muy injusto, porque es muy general...una subida del 13 por ciento será complicada de asumir", dijo con respecto al aumento de ese impuesto sobre el precio de las entradas para los espectáculos, del 8 al 21 por ciento, uno de los más altos de Europa. "Al cine lo damos por enfermo una temporada, al menos hasta que se encuentren nuevas ayudas. En España vamos a pasar de 160 películas posiblemente a 20, si llegamos".

En cuanto a su participación en algunas ONG, el actor de películas como El Lute: Camina o revienta, de Vicente Aranda y La flor de mi secreto, de Pedro Almodóvar, afirma que más que como una salida a la crisis, las ve como "una reacción".

"Frente a este vacío hay una pauta primera que es la solidaridad. Antes, en Europa, cuando uno pensaba en una ONG pensaba más bien en América Latina. Pero ahora el problema se plantea allí y con más de un millón y medio de personas atendidas por Cáritas en España, con más del 20 por ciento de la población infantil rozando lo que se llama el límite de la pobreza europea, no puedes esperar a los tiempos de la política", afirmó.

A Imanol Arias le es imposible pasar desapercibido en Argentina después de haber rodado allí hace casi 30 años Camila, de María Luisa Bemberg. Aunque sea el más recordado, su papel como un sacerdote que enamoraba a una joven de la aristocracia porteña a mediados del siglo XIX no fue su único trabajo en el país. Le siguieron el de un reo suicida en Tango Feroz, de Marcelo Piñeyro (1994), el de un travesti llamado condesa Pavlova en Buenos Aires me mata, de Beda Docampo Feijoo (1998) y el más reciente, el de un seductor profesor de filosofía en Mi primera boda, de Ariel Winograd (2011).

Arias podría regresar antes de lo imaginado al país del sur pero, esta vez, con una obra de teatro, experiencia que ya vivió en 1994 con la puesta en escena de Calígula, de Albert Camus. A principios de año, se pasó cinco meses de rodaje entre España y Venezuela para Libertador, la película del venezolano Alberto Arvelo sobre Simón Bolívar, líder de la emancipación americana de España. Además, adelantó que formará parte del elenco de 33 días, el próximo proyecto de Carlos Saura sobre el proceso de creación del Guernica, en el que Antonio Banderas se pondrá en la piel de Picasso y Gwyneth Paltrow en el de una de sus amantes, la fotógrafa Dora Maar.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios