Actual

La comedia española centra el Jóvenes Realizadores

  • En el festival, del 23 al 30 de octubre, no faltarán los tópicos y clichés humorísticos

El Festival Internacional de Jóvenes Realizadores de Granada, que se celebrará entre el 23 y el 30 de octubre, programa un ciclo de carácter competitivo centrado en la comedia española.

En esta decimoséptima edición se seguirá "con especial atención" el actual estado de la comedia española con una triple sesión consagrada a una generación de jóvenes autores que "a partir de los nuevos y los viejos tópicos del género elaboran un cine fresco, osado y proclive a la formación de insólitos iconos", según informa la organización en un comunicado.

Este ciclo especial dentro del festival se compondrá de tres sesiones a concurso, de las que todas las piezas optarán al Premio al Mejor Cortometraje Nacional, que está dotado con 3.000 euros.

El festival construye su eje vertebral a partir de sus categorías competitivas de cortometrajes y al margen de su apartado internacional, se apuesta un año más por la producción estatal, con las categorías de cortometraje nacional, andaluz y granadino.

En el ciclo dedicado a la comedia española "no faltarán los clichés humorísticos y los tópicos españoles que, aunque tienen su origen en el cine de la transición, hoy siguen funcionando a la perfección desde una dinámica más sutil y depurada".

La organización del festival también considera que se puede percibir "una nueva época en la que se aprecia una crisis de la masculinidad y un eminente cambio de estereotipos".

Estos cambios "vienen de la mano de la recuperación del cine de género y de la comedia, así como del surgimiento de una nueva generación de jóvenes realizadores que buscan un estilo y un sentido de la autoría propios", valoran los organizadores.

El cine es "reflejo de su tiempo y del malestar social que aqueja a la juventud", pero con "altos niveles de humor negro y de esperpento", subraya la organización.

Entre las cintas que podrán verse en el festival se abordan temas como las competitivas relaciones laborales (El vendedor del año), la amistad (Mi amigo invisible) o los mensajes optimistas frente a desengaños amorosos (Lluvia).

Además, la programación incluye retratos de la barrera generacional (Todo queda en familia), escenificaciones del fracaso de estética almodovariana (La rubia de Pinos Puente), aportaciones surrealistas (Chocapaquetes) y ataques contra los estereotipos tradicionales (Sinceridad).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios