Actual

Un concierto didáctico

Toumani Diabaté Quartet. Lugar: Teatro CajaGranada. Fecha:martes 15 de noviembre de 2011. Aforo: lleno.

A Toumani Diabaté el sobrenombre que más veces le han adjudicado ha sido sin duda el de maestro de la kora, ese enigmático instrumento de sonido hipnótico que con tanta elegancia y habilidad domina. Visto su concierto del martes ante un público que llenó las 300 butacas del Teatro CajaGranada, se entiende a la perfección el apelativo, pues no solamente extrae con maestría las más hermosas sonoridades de sus tripas, sino que se aplica en explicar a todo el que quiera oírlo los secretos de su inseparable compañero: su origen, los materiales con los que se manufactura, la disposición de las cuerdas, cual es la forma de tocarlo o las múltiples funciones que cubre y que lo convierten en un instrumento versátil y autosuficiente capaz de ejercer de solista y de proporcionar acompañamiento al unísono. El amor que irradia por él se refleja de manera genuina. Su propio padre Sidiki Diabaté pasa por ser el primer intérprete que grabó un disco de kora en 1970, y a buen seguro que Toumani transmite con pasión sus conocimientos a sus hijos, consolidando la arraigada tradición de sus ancestros. Para su actuación granadina le bastaron apenas seis temas escogidos de su lustroso repertorio para ofrecer un concierto medido y sugerente donde las composiciones se desarrollaban espaciosamente, tomando todo el aire que cada una de ellas iba pidiendo. Hasta conseguir un ambiente casi mágico y narcótico que arrastra a la audiencia a una especie de mantra, de experiencia mística. Comenzó solo con Kaira de su álbum de debut, para a continuación invitar a su banda. Fanta Mady Kouyaté a la guitarra, Mohamed Koita al bajo eléctrico y Fode Kouyaté a la batería apenas alteraron el recogimiento de su propuesta. Los arreglos precisos, más enfocados hacia la sutileza y la consecución de un ambiente de quietud que hacia la exhibición de sus habilidades, contribuyeron al estado de hipnosis, de meditación más que de intimismo en el que Diabaté sumió al teatro. Así continuaron con Ruby, tema compuesto por Ali Farka Touré que abría el segundo de los discos que grabaron juntos ambos compatriotas antes de la muerte de este último. El homenaje no acabó aquí, pues más tarde continuó con Soumbou Ya Ya, canción tradicional incluida en el primero de los discos que grabaron juntos, In The Heart Of The Moon. También rescató alguna pincelada del trabajo que lo dio a conocer en nuestro país, Songhai, que grabara en colaboración con Ketama, y por supuesto, alguna de las piezas de su último álbum hasta la fecha, el fabuloso The Mande Variations, un disco introspectivo como su concierto del martes, que nos acercó a la belleza telúrica del África interior, del África eterna.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios