Actual

El directo sostiene el verano cultural

Comentarios 1

Tras un verano cargado de actos culturales en la provincia, llega el momento de hacer balance. Ha sido un éxito, con la música en directo como la clave principal. Y es que Granada ha mostrado su cara más cultural con numerosos espectáculos de todo tipo, desde el rock al flamenco, pasando por la danza clásica y los conciertos sinfónicos.

El Festival de Música y Danza, incluidos sus acordes para el Milenio, ha contado con casi 1.300 artistas repartidos en 55 espectáculos en la ciudad y 12 en toda la provincia. Los datos que aportó la organización del Festival son más contundentes: se ha conseguido vender el 97,1% de las entradas a un total de 61.567 espectadores y se ha logrado una recaudación de más de 800.000 euros.

La 62 edición del Festival contó con destacadas convocatorias culturales, con un gran atractivo turístico, como La Fura dels Baus, el Ballet del Teatro de la Ópera de Roma con La Sylphide o la Compañía Nacional de Danza con su versión de Romeo y Julieta. En la parte dedicada al flamenco destacó el guitarrista por antonomasia, Paco de Lucía, junto con José Mercé y el pianista Dorantes. También se ha podido disfrutar de los recitales sinfónicos de la Scala de Milán o la Orquesta Ciudad de Granada, entre otras actuaciones.

Al mismo tiempo que comenzaba el mes del festival, el 21 de junio, tuvo lugar en el Palacio de Deportes la actuación de uno de los cantantes más internacionales y con más gancho popular: Alejandro Sanz conseguía reunir a cerca de ocho mil personas en la presentación de su gira La música no se toca.

El 18 de julio comenzaba el Festival Internacional de Jazz en la costa, uno de los eventos más importantes del género en todo el litoral andaluz. Almuñécar acogió en esta ocasión la 27 edición con las actuaciones de músicos como Gregory Porter, Pharoah Sanders, Terence Blanchard o Chucho Valdés, que consiguieron llenar el aforo disponible los cuatro días que duró el festival.

Pero no sólo de música se ha hablado este verano. La compañía Histrión Teatro, con su obra Juana, la reina que no quiso reinar, ha conseguido llenar el cien por cien del aforo en todas las sesiones. La obra, que comenzó el pasado 18 de julio, se ha puesto en escena en la Corrala de Santiago a cargo de la galardonada actriz Gema Matarranz.

Julio ha sido el mes estrella para la cultura en la costa granadina. El día 20 Salobreña acogía la segunda edición del Festival del Cañaveral, una mezcla de pop rock que de la mano de Niños Mutantes y Lagartija Nick llenó con más de mil personas procedentes de toda España el polideportivo de la Villa.

Y como ya es tradición en Granada, a finales de julio daban comienzo Los veranos flamencos en el Corral del Carbón con destacadas actuaciones flamencas y siempre con la intención de promocionar a los artistas emergentes de la ciudad. Unos días más tarde, el flamenco daba paso al teatro con el Corral de Comedias. La compañía Teatro para un Instante volvía a protagonizar el ciclo, en esta ocasión con La venganza de Don Mendo, Casa con dos puertas, mala es de guardar y Poetas y Canciones de Mariana Pineda. Durante todo el verano, el flamenco ha sido el hilo conductor del verano cultural granadino. El 23 de julio se presentaba el espectáculo Duende dentro del ciclo Lorca y Granada con una apuesta por el Lorca más tradicional, junto con las pinceladas del maestro Falla y el ya desaparecido Enrique Morente. La función, que se ha prolongado hasta el 31 de agosto, ha conseguido enamorar al público granadino y a miles de turistas.

En el Palacio de Congresos, la propuesta escénica ha corrido a cargo de la compañía Laviebel con su nuevo montaje Cabaret Popescu, una terapia de cabaret y cena que ha conseguido que más de 2.000 personas disfruten de su espectáculo y que amplía las funciones hasta el 4 de octubre.

El folk llegaba un año más a pueblos como Orce o Íllora con festivales como el ParapandaFolk o el Orce Folk, que reivindican la música más tradicional. Estas citas, a pesar de los amplios recortes en sus presupuestos, consiguieron un rotundo respaldo del público con destacadas actuaciones como la de Martirio, Ana Mochon o Tania Arjona, entre otras.

En agosto, uno de los festivales culturales más consolidados de Andalucía, el Tendencias de Salobreña, cumplía 20 años de la mano del crooner Zenet -que colgó el cartel de no hay entradas-, el cantautor Javier Corcobado y el pianista Dorantes. También se pudo disfrutar con la intervención del periodista especializado Diego A. Manrique.

El 10 de agosto, el director y pianista Daniel Barenboim fue el encargado de poner el broche de oro al Milenio con un concierto en el Carlos V que apasionó a los asistentes y deslumbró con la presencia de la Orquesta West-Eastern Divan.

En las altas cumbres de Sierra Nevada, y durante dos días 23 y 24 de agosto, se celebraba la cuarta edición del Festival Por todo lo Alto que, con un cartel mejor que el del pasado año, tuvo prácticamente la misma afluencia de aficionados. Con grupos como Los Portazos, Airbag o Los Coronas, este festival se está convirtiendo en un escaparate de lujo para la música granadina. Demostrando también, que la música en directo se escapa de las garras de la crisis cultural que asola el país tras la masiva subida del IVA al 21%.

Y en septiembre llegaba uno de los festivales más reivindicativos granadinos, el Zaidín Rock. Aunque con un programa más flojo que en anteriores ocasiones, las actuaciones de Rosendo, Bongo Botrako, Airbag y alguno más permitieron que siga llenándose de público tanto de la ciudad como de fuera de ella.

Para terminar el verano, la nota de amor la puso el malagueño Pablo Alborán, que ha llenado durante dos días la Plaza de Toros y ha conquistado con su romanticismo el corazón de las jóvenes granadinas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios