Actual

El encuentro de dos clásicos

La tercera y definitiva noche dedicada a celebrar los veinte años de la sala en su actual emplazamiento dejó claras varias cosas. En primer lugar que Planta Baja sigue en disposición de continuar siendo por mucho tiempo la sala de referencia en la ciudad. La tercera noche nos deparó el encuentro de dos clásicos de la escena granadina: por mucho que pueda sorprender los nombres de TNT y el la propia sala nunca hasta el sábado se habían cruzado en el camino. Así las cosas los incendiarios Zutaten pusieron las primeras cargas de profundidad. Siempre es un gusto asistir a sus explosiones de provocación. Y si presencia escénica les sobra, nada tiene que envidiarles en ese sentido ni José Pineda ni Alberto Ávila al frente de Soulsuckers, el combo que con más acierto capta le esencia setentera del soul-funk de lentejuela y el rock de patillas enormes. Y hablando de patillones, Chorrojumo tomó el relevo con su rock combativo. Sus propuestas insurrectas fueron el aperitivo perfecto para unos fugaces TNT. Su participación, breve pero emocionante, demostró porque entraron en la leyenda del punk hace más de veinticinco años. Para entonces sólo quedaba la actuación de Eskorzo. Jugando en casa, y en menos tiempo del que se tarda en contarlo, pusieron a botar a todo el público, con sus nuevos temas.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios