Pedro Guerra. Músico

"En esta época de crisis volvemos a nuestra guitarra y nuestra voz"

  • El cantautor canario lleva por los escenarios las canciones de caben en 'El mono espabilado', su último disco, en el que colaboran Iván Ferreiro y Miguel Poveda.

El cantautor Pedro Guerra (Güimar, Tenerife, 1966) anda estos días de gira con su nuevo disco, El mono espabilado, "una colección de canciones" en las que habla del ser humano a través de historias. En él Pedro Guerra ha tenido dos colaboraciones: la de Miguel Poveda en Mi locura y la de Iván Ferreiro en Aquella vieja canción.

-¿Qué ha buscado hacer con este disco?

-No hay una búsqueda, he querido ofrecer algunas canciones nuevas que siguen hablando de los temas que a mí me inquietan o me interesan. Hay de todo un poco, canciones de amor, algunas de temática social, otras que tienen que ver con el comportamiento del ser humano, con nuestro cerebro y nuestra evolución, pero tampoco hay una búsqueda más allá de ofrecer un nuevo trabajo con unos temas nuevos.

-Usted asegura que con este disco ha vuelto a sus orígenes, a lo esencial...

-Éste es un disco muy centrado en las canciones, sin una búsqueda de otras sonoridades o de otros rumbos. Estoy muy centrado en la canción y en ese sentido siento que se acerca a mis primeros discos, donde yo de alguna forma era cantautor, con mi guitarra y mi voz a la manera de los trovadores de siempre. Entonces cuando hablo de acercamiento a mis orígenes me refiero a que el planteamiento para llegar al disco se parece más a los planteamientos que tenía cuando comencé.

-¿Va a seguir experimentando con los sonidos?

-No lo sé, supongo que igual en algún momento sí. Ahora creo que en esta época de crisis, donde hay tantos recortes, pues además volvemos a nuestra guitarra y nuestra voz. Es una manera de capear el temporal que estamos sufriendo y esperar tiempor mejores.

-¿Qué proyectos tiene en la mente ahora mismo?

-Ahora estoy inmerso en un proyecto en el que voy a grabar una serie de conciertos solo con mi guitarra para un disco en vivo que saldrá en 2013. En 2013 hará 20 años que llegué a Madrid, 20 años que comenzó esta historia mía en solitario, y quiero celebrarlo con un disco en el que me muestre tal cual era yo cuando llegué, con mi guitarra y yo. El de Pozoblanco va a ser el primer concierto que voy a grabar. Luego seleccionaré lo mejor de ese material para configurar ese disco en vivo. Entonces, en realidad es cierto que en este momento hay una vuelta a los orígenes.

-¿Qué repertorio ofrece en sus conciertos?

-Estoy presentando El mono espabilado a la vez que estoy con la mirada puesta en este nuevo proyecto. Entonces, por un lado interpreto canciones de mis discos anteriores y habrá temas que son habituales en mis conciertos como Contamíname o El marido de la peluquera, otros que rescato de mi discografía, canciones de El mono espabilado y canciones nuevas que puede que formen parte de ese proyecto futuro.

-Éste es el primer disco que lanza con su propia compañía, ¿cómo ha sido la experiencia?

-Para mí ha sido igual. Hasta el momento, incluso trabajando con una compañía multinacional, yo me responsabilicé los últimos años de mis discos, me encargaba de toda la parte artística y entregaba un máster terminado con lo que iba a ser el disco. Cambia más para mi oficina que para mí.

-¿Por qué ha optado por la autoproducción?

-Porque creo que en este momento, por cómo están las cosas, la crisis de la industria, la crisis global, lo más coherente es que todo el trabajo que realizamos lo controlemos y lo gestionemos nosotros.

-¿Cómo se porta en estos momentos la industria discográfica con los cantautores?

-No lo sé. Hoy en día creo que la industriadiscográfica ni se porta ni se deja de portar, ni con los cantautores ni con nadie. Está prácticamente en quiebra, se venden muy pocos discos, sólo venden los artistas muy fuertes y en cantidades que no se parecen en nada a las de hace diez años. Se asume poco riesgo ahora mismo, hay poca inventiva, poca creatividad. Se editan discos, la industria está ahí pero atravesando una crisis salvaje. La gente tiene ahora puesta su confianza en las redes sociales, en la autoedición, en la autopromoción y en intentar hacerse un hueco a través de Twitter o Facebook.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios