Actual

Un evocador viaje por Granada, Viena y París a manos de un virtuoso

  • Javier Perianes demostró una vez más en el Festival su destreza al piano con obras de Falla y Debussy

Un evocador viaje por Granada, Viena y París a manos de un virtuoso Un evocador viaje por Granada, Viena y París a manos de un virtuoso

Un evocador viaje por Granada, Viena y París a manos de un virtuoso

Javier Perianes ya lo anticipó en una entrevista a este periódico: "A mí me gusta invitar al oyente a hacer un viaje a través del recital, y que no sea un programa a merced de las cuestiones estéticas. Claro que me gustan las obras que interpreto, pero me gusta que haya algo más, que haya un discurso, y que el público entienda esas conexiones para navegar con ellas". Y así fue durante la hora y media que duró el viaje a Viena, París y Granada a manos del virtuoso pianista, el mismo que hace cinco años impresionaba al público del Festival con un programa dedicado a Chopin, Debussy, Albéniz y Falla.

El músico onubense arrancó el concierto con Allegretto, D. 915, pieza de uno de sus compositores favoritos, el romántico Franz Schubert, compuesta en la primavera de 1827 tras su único y fugaz encuentro con Beethoven, que moriría pocos días después. El público, ya emocionado tras la ejecución de la bella canción, se rendiría sin concesiones en Sonata para piano en si bemol mayor. La segunda parte del recital "a medida de esta ciudad" situó al espectador en el modernismo, con la música de Falla, Albéniz y Debussy, tres músicos que se dejaron seducir e inspirar por esta ciudad y la Alhambra. Dejaron constancia de ello en La Puerta del Vino y El Albayzín, dos de las piezas más aplaudidas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios