Crítica de Cine

Un hombre y un caballo

Fotograma de 'Western', una película protagonizada por Meinhard Neumann. Fotograma de 'Western', una película protagonizada por Meinhard Neumann.

Fotograma de 'Western', una película protagonizada por Meinhard Neumann. / g.h.

Decía Godard que bastaban una chica y una pistola para hacer una película. En Western, Valeska Grisebach demuestra que un hombre y un caballo también son más que suficientes.

Ese hombre es un veterano legionario alemán llegado a un pueblo búlgaro con un grupo de compatriotas para trabajar en la construcción de una presa, un hombre misterioso y observador, una presencia poderosa y enigmática en un paisaje agrestre y fronterizo, un hombre sin raíces que no conoce la nostalgia. El caballo es su vínculo primordial con el nuevo ámbito, su nexo de unión con los lugareños, con los que, lejos de la manada alemana, intentará establecer lazos y puentes de comunicación más allá de la barrera del idioma.

Western casi no necesitaría tener ese título para designar y hacer ver su profundo esquema mítico, su reescritura del viejo género norteamericano en la Europa de los márgenes y la inmigración, en esa nueva frontera donde las dos velocidades de la economía se desintegran entre rituales de pertenencia o extranjería, un territorio vivo y auténtico abonado para las resonancias del desarraigo, el eterno vagabundeo, el recelo, los códigos morales no escritos y la posibilidad de fundar un hogar.

Grisebach escruta y escucha con austeridad y atención cristalina, acompaña los desplazamientos del cuerpo de Meinhard Neumann por el paisaje, a pie o a caballo, traza con claridad a los antagonistas y a los aliados, apunta desde las miradas y los gestos los vectores del deseo, la memoria y la psicología, se hace cómplice de unos no-actores que levantan y sostienen con fuerza el andamiaje del relato, y de paso, como también ocurría en otra estupenda cinta alemana reciente, Toni Erdmann, deja caer con sutileza la necesaria (auto)crítica a esa soberbia xenófoba alemana que amenaza de cuando en cuando los ciclos de la Historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios