Kiko Veneno. cantautor

"Mis letras están en contra de la violencia de las instituciones"

  • El sevillano actuará esta noche en Planta Baja a beneficio de Médicos sin Fronteras

  • Se enmarca dentro de la jornada '12 horas por los refugiados'

Además del sevillano, también actuarán Los 300, Melting Pipol y Araappaloosa. Además del sevillano, también actuarán Los 300, Melting Pipol y Araappaloosa.

Además del sevillano, también actuarán Los 300, Melting Pipol y Araappaloosa. / g. h.

-Participa en este festival solidario en favor de los refugiados. ¿Los músicos deberían entregarse siempre a este tipo de acciones?

-Creo que los músicos son como todo el mundo. Cada uno ve las cosas de una manera, los habrá que hagan muchas cosas y no se entere nadie y los habrá que estén todo el día dando la cara. No somos un colectivo tan homogéneo. Yo soy activista desde hace mucho tiempo, pertenezco a Amnistía Internacional y Greenpeace, y aquí veo por medio a Médicos sin fronteras, una organización que sigo desde hace mucho tiempo y cuando puedo les ayudo. Son admirables porque van al centro del horror que es lo que más falta hace.

-Con esta jornada se reclama que se cumpla la orden europea de alojamiento de refugiados ¿Cómo cree que reacciona la sociedad civil ante este hecho, responde mejor que las instituciones?

-Mucho mejor. Aquí en España las personas, en sentimientos de solidaridad, estamos muy por encima del Estado. Los miembros del Gobierno se creen que ellos son el Estado, están muy equivocados, somos nosotros. Ellos son nuestros representantes. En ese sentido estamos por encima, fíjate en los índices de donación de sangre y de órganos, son los más elevados de Europa. Andalucía que tiene una memoria más cercana todavía de lo que es la miseria, la pobreza y la exclusión más todavía.

-Usted es un músico de buen rollo, con tanta pena alrededor es casi una obligación cantar a la alegría.

-Si te fijas bien debajo siempre hay una carga ideológica. Las letras de mis canciones son muy dicharacheras pero también está mi posición política a favor del pueblo y los débiles y en contra de la violencia de las instituciones, en contra de los que se apoderan del Estado y se convierten en la ley. No es que sea una obligación, pero creo que los mensajes que se dan a través de las canciones hay que hacerlos con humor y música y así llegan mucho mejor.

-Su último disco 'Doble vivo' está grabado en dos partes. ¿Cree que los directos, como los festivales, son el nuevo terreno de la música frente a la venta de discos?

-No, el gran terreno de la música es el que se ha perdido: era cuando comprabas un disco o te lo prestaban y te lo ponías en tu cuarto y escuchabas con atención. Ese era el gran terreno de la música: la intimidad. La intimidad no es un valor que esté en alza. Lo que se ha perdido es el amor por la música, eso de que sea una cosa íntima y de disfrutar. Hoy la música es un runrún que nos acompaña en todas partes, y que por tanto se devalúa, el mensaje es mucho más superficial y tiene menos impacto. En los festivales normalmente la gente va a ponerse ciega y la música es solo el aglutinante.

¿Tal como dice que está el mundo de la música sigue haciéndole feliz su oficio?

-Claro que sí. Ya ves, en un mundo donde la gente tiene trabajos miserables y sueldos miserables los músicos podemos estar muy contentos de poder hacer un trabajo tan bonito y con un sueldo con el que podemos vivir bien. Aunque habrá muchos que no puedan vivir bien de la música. Me siento un privilegiado.

-¿Cree que llegará un día en el que como Joselito solamente buscará un sitio "donde le dejen cantar"?

-El futuro está regular. Ahora mismo en España hay dos opciones: o volvemos al franquismo puro y duro y quitamos el himno y ponemos el cara al sol y a Don Pelayo a todo trapo o salimos adelante de esta situación y las personas realmente tomamos el poder de la Constitución española y de la ley que somos nosotros y de verdad cambiamos el régimen de ocultación y latrocinio que tenemos, que está muy contaminado por las élites del antiguo régimen franquista, porque son las mismas familias y tienen mucho poder.

-Supongo que en los conciertos le siguen pidiendo temas antiguos como el Volando voy .

-(Risas) Claro y lo voy a cantar. Mi éxito es ese, que mis canciones no son coyunturales sino que reflejan sentimientos que siguen vivos. Por eso me los siguen pidiendo la gente.

-Usted es sevillano pero nacido en Cataluña, ¿cómo está viviendo la situación de estos días?

-Sí, yo tengo sangre catalana pero seguramente yo tenga mucha menos que la mayoría de los catalanes que tienen sangre andaluza. Se calcula que un 70% de los catalanes tienen familia en Andalucía. Entonces curiosamente el independentismo está muy representado por esos hijos o nietos de inmigrantes. Con decir que hay que hablar de paz y concordia y diálogo, y que el Estado y la riqueza somos las personas y no solo el dinero que los poderes financieros quieran contabilizar, creo que digo bastante. Y que juntos somos mejores y no solo más, que hagamos caso a Iniesta y nos tranquilicemos, que no dejemos que nos dividan.

-Entonces está a favor de que la gente vote.

-Hombre por favor... es que se está destapando una ola de autoritarismo en este país muy perjudicial para todos. Sin ocultar que el independentismo es una cuestión difícil... pero que la gente vote es una base sobre la que se estableció la Constitución de este país para darle voz y soberanía a la gente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios