Actual

Hay luz tras 'El gran apagón'

  • El Middle Festival acoge esta noche el estreno del nuevo disco de Los Esclavos, una fusión perfecta de rock y power pop con el que reivindican que la chispa entre ellos está más encendida que nunca.

Después de un tiempo de silencio más largo del que ellos mismos habrían deseado, se imponía un regreso por todo lo alto. El gran apagón (Granada, 2011) supone esa vuelta a lo grande a la carretera de Los Esclavos; una bocanada de rock de siempre donde cada canción se ha cuidado al detalle y que esta noche sonará en directo en la sala El Tren dentro del Middle Festival, que también contará con las actuaciones de All la Glory, Delapica y L'Amorevita.

El gran apagón debe en parte su nombre a la película Beautiful girls de Ted Demme, donde se bautiza con ese nombre a la pérdida de chispa que sucede llegado un tiempo en cualquier tipo de relación humana. Un estado que definía el momento que atravesaba la banda hace un par de años según cuenta su cantante y bajista, Migue Pérez, y que lejos de significar el fin para ellos sirvió como revulsivo para volver a encontrar su sitio en la música.

"Este disco puede considerarse como el fin de un ciclo. Todo ha sido muy diferente en cuanto a la elaboración respecto a los discos anteriores, ya que se ha hecho a un ritmo más pausado, trabajando al máximo cada detalle y con unas perspectivas más a largo plazo. Con el paso del tiempo ves las cosas de una forma diferente y, todo, hasta la manera de entender la música, se relaja y se abre a nuevas influencias", apunta.

Grabado en los estudios de Curva Polar con Julio Sánchez a los mandos y masterizado en Producciones Peligrosas, El gran apagón tiene hueco para el rock, el power-pop que siempre ha sido seña de identidad de la banda e incluso el folk, que se cuela en algunos momentos de las canciones. El amor, los desencuentros, una realidad paralela en la que John Lennon dejó plantada a Yoko Ono para regresar con The Beatles y la vida de quien se pasa los días buscando un golpe de suerte que nunca llega, forman la sintonía de temas como Nada que deshacer, Yoko y yo, El día que estuvimos por ahí o Ella no lo sabe. Todos ellos continúan la estela del sonido más característico de Los Esclavos, que han querido incluir para este álbum una revisión de una de sus primeras canciones, Brigitte Bardot, así como una curiosa versión de Alaska y los Pegamoides, Llegando hasta el final, que fue editada solo en Perú dentro de un disco de homenaje a la banda y que han querido recuperar para El gran apagón.

Óscar Gómez (batería), Ismael Delgado (guitarra), Ana Gutiérrez (teclados) y Jose Rouker (guitarra) completan junto a Migue Pérez las filas de Los Esclavos. Su aventura comenzó allá por 2005 en Campillo de Arenas (Jaén), aunque terminó de tomar forma en Granada, a altas horas de la madrugada, cerca del bar La Percha y con alevosía, que es como nacen casi siempre las cosas interesantes.

Juano Azagra, Carlos Gómez Ariza, Paco Solana y Paco Chica se unen a la larga lista de colaboradores de este trabajo, que después de su paso en directo por Granada se presentará dentro de una gira selecta en Jaén, Córdoba, Madrid y Sevilla. El videoclip del primer single de El gran apagón, Me muero, se estrenará la semana que viene a través de la nueva web de la banda, que también permitirá la descarga de sus anteriores trabajos. Se ve que hay luz...

El Middle Festival se celebra esta noche en la sala El Tren a partir de las 22:00 horas con las actuaciones de Los Esclavos, All la Glory, Delapica y L'Amorevita. Entradas en taquilla: 10 euros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios