Actual

Donde la memoria se intercala con el presente

  • El granadino Manuel Martín ha expuesto su obra en 'Expocádiar' con la que pretende darle una identidad propia a la Alpujarra

Comentarios 1

La X edición de laFeria agroalimentaria, de artesanía y turismo, Expocádiar 2009ha contado este año con una curiosa exposición. Organizada por el ayuntamiento del pueblo, y con el apoyo económico de la Junta de Andalucía, la Diputación, CajaGranada y otras instituciones, en la feria ha intervenido el arte del polifacético Manuel Martín. El artista, que dispuso de un stand cedido a última hora por parte del Ayuntamiento -a pesar de las muchas incidencias que se presentaron durante la puesta en marcha del proyecto-, fue el artífice del propio cartel propagandístico de la edición de este año y una serie de esculturas que recrean la vida en el campo con mulos y trilladores hechos de hierro.

Manuel Martín, granadino de nacimiento y vecino de la localidad que da cobijo al festival, ha llevado su trabajo por medio mundo, desde Florida a Jerusalén, pasando por Belén, Francia, Austria, Bélgica y la propia España. En Madrid logró exponer su arte en elPalacio del Conde Duquey el deGabiria. Allí se dedicó además a la restauración de antigüedades, que realiza como segundo trabajo. En la actualidad su vida es muy diferente, quizás no tenga el mismo ritmo vertiginoso que aporte la capital, pero sigue teniendo el mismo trasfondo, el arte. Según afirma él mismo "en la ciudad el ciclo no llega a su fin, es decir, a veces las ciudades se olvidan de que hay algo detrás que les aporta los recursos primarios, y que consigue aportar un cierto equilibrio a tanto caos". Y eso es lo que pretende con su obra, aportar un hilo de cordura y dar una identidad propia a una región tan rica cultural y naturalmente como es la Alpujarra. Para realizar su trabajo ha intentado buscar en lo más profundo de las raíces de Cádiar, para que el turismo "listo" que elige estos parajes para pasar sus días de descanso sientan que de su estancia se llevan mucho más que solo "pimientos, chimeneas y jamón" explica Martín. "Al turismo hay que darle algo más contundente para que se identifique con ello, y eso es lo que pretendo con mi obra, aportar serenidad y darle una identidad a la región que nunca ha sido excesivamente reconocida", cuenta Martín.

Estos últimos días el escultor ha decidido ser la voz que reivindica esta empresa, asegura que es necesario porque la comarca siempre ha estado relegada al olvido desde tiempos inmemoriales, y esta feria, Expocádiar, "es una forma de darle, cada año, esa dimensión extra local que yo creo que necesitamos" sigue explicando el artista. En ella se exponen los productos de la localidad. "Las autoridades deberían tener una obligación imperativa para que esto sea conocido fuera de aquí, y a su vez reporte beneficios económicos al pueblo".

Otro frente de la batalla de Martín ha sido la redacción de una carta destinada a la ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde, ya que "los políticos pequeños no hacen caso". Explica, que solo quiere que "vean que no somos tontos, y que los artistas no vivimos del aire, además de que tenemos todo el derecho a saber dónde acaban las partidas monetarias destinadas a cultura y arte". En dicha carta destinada a la ministra, el artista pretende realzar la figura del campesino y no dejar que caiga en el olvido, además de intentar conseguir que "la tradición continúe en una evolución histórica, de tal forma de que nos sintamos orgullosos de nuestros antepasados y de los presentes, y que se siga en la continuidad del método adquirido para seguir viviendo", como bien se encuentra reflejado en dicha misiva.

En este sentido su trabajo es el fruto de la evolución de ese ritmo que obliga a todo el mundo a seguir adelante sin la necesidad de olvidar ni de ser diferentes. Pero al fin y al cabo -y como en la gran mayoría de las ocasiones- el objetivo último es el dinero, en este caso traducido en la financiación de un proyecto que trata de elaborar una serie de esculturas y localizarlas en sitios públicos, como plazas, fuentes o donde claramente se aprecie una identidad del lugar. Tras el éxito de la Feria -con una gran abundancia de público- y el reconocimiento por parte del propio pueblo y del concejal de Cultura de su propia obra, el artista ha experimentado que a veces "pegar cuatro gritos para que te escuchen da muy buenos resultados sin pretender caer en una rebeldía excesivamente marcada", concluyó el artista.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios