Actual

El orden de los factores

Paquito D'Rivera + The Pocket. Fecha: viernes 4 de julio. Lugar: Paraje de la Ermita de los Tres Juanes. Aforo: 1.500 personas

Como ocurrió en la edición del año pasado, y por parecidas motivaciones -no entorpecer o retrasar el enlace aéreo que esperaba a Paquito D'Rivera y su banda- el programa que había anunciado se vio alterado y el quinteto The Pocket postergó su actuación al segundo lugar, dejando al cabeza de cartel abrir fuego en el singular paraje de la Ermita de los Tres Juanes. Ningún problema para un músico afable y curtido como Paquito D'Rivera que al frente de un sexteto de paisanos cubanos afincados en España ofreció un paseo magistral por los diversos repertorios clásicos que llevó a su terreno, el del más fresco y sabroso latin jazz con denominación de origen que recibió el personal con buena sintonía y absoluta satisfacción.

Paquito alternó saxo y clarinete arropado por una efectiva banda formada por el mítico trompetista Manuel Machado, que militara en Irakere, el legendario e influyente combo fundado por el propio D'Rivera, Pepe Rivero al piano, Reinier El Negrón Elizarde al contrabajo, más Georvis Pico a la batería y Yuvisney Aguilar a la percusión.

Juntos recrearon una serie de composiciones clásicas de varios géneros, del tango a la música sinfónica, tal como anunciaba el espectáculo llamado Jazz Meets the Classics. Largo y extenso es el idilio entre el jazz y las obras clásicas, y multitud los experimentos tendentes a buscar las confluencias entre ambas, pero sin duda es Paquito D'Rivera uno de los más dotados creadores capaces de encontrar esos vasos comunicantes, pues a su indiscutible conocimiento y pericia jazzística se une su amplia formación y sus diversas composiciones en el campo de la música sinfónica y de cámara, por la que acumula casi tantos reconocimientos y galardones como por su labor como músico de jazz. Así comenzó trasladando al terreno del jazz latino nada menos que los compases románticos de Chopin, con una Fantasía, un Impromptu y un Nocturno. Basculó hacia territorios más cercanos con su homenaje a Dizzy Gillespie I Remember Dizzy y con un inmortal del genial trompetista, A Night in Tunisia.

Tras la sentida balada volvió a buscar en el repertorio clásico para recrear en clave de blues el segundo movimiento del Concierto para Clarinete de Mozart, del que aseguró ser originario de Nueva Orleáns y no austríaco como hasta ahora se había creído, y al tiempo lucirse con el instrumento. Otro de los más celebrados momentos fue su interpretación de Libertango, de Astor Piazzolla, al que igualmente le encontró texturas de latin jazz, y su tributo al Maestro Lecuona, del que escogió con total propiedad para la noche, la Suite Andalucía, con el que dio por concluida la actuación.

Requerido por el respetable, retornó al escenario con un bis que dedicó a su paisano Bebo Valdés, y que puso a cimbrear las cinturas del público. Durante el intermedio, se entregaron los premios que cada año concede el Festival de Jazz en el Lago a distintas instituciones y personas cuya labor destaque en la promoción del género, y a continuación tomó el escenario el quinteto The Pocket, que también habían preparado un homenaje, en este caso al hard bop, con un repertorio basado en el encuentro entre Donald Byrd y Pepper Adams, que a finales de los cincuenta y principios de los sesenta lideraron un quinteto que elevó la corriente a sus máxima expresión y ofreció algunas de sus más destacadas y referenciales composiciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios