Actual

El sonido amateur

  • En vida apenas obtuvieron la atención de sus más cercanos y tan sólo publicaron un par de ep's y un álbum inencontrable

Curioso el caso de The Vaselines. Formados por Eugene Kelly y Frances McKee en 1986 y disueltos en 1990, en vida apenas obtuvieron la atención de sus más cercanos y tan sólo publicaron un par de ep's y un álbum inencontrable. Por ser atípicos, hasta residían en Edimburgo cuando el movimiento C-86, que inauguraba una escuela de pop introspectivo y amateur, que ellos resumían a la perfección, se cocía en Glasgow, como el 90 % del pop escocés. Las enciclopedias dicen que no serían más que una nota a pie de página si no hubiera sido por la admiración incondicional que les profesaba uno de los más ilustres mártires de la historia del rock. En los discos de Nirvana se pueden encontrar tres versiones de The Vaselines, y Kurt Cobain no dudaba en afirmar que fueron el mejor grupo de pop de la segunda mitad de los 80. Con semejante historial, su discografía se resume en dos álbumes recopilatorios que contienen todo el material de estudio que grabaron. El primero de ellos, The way of The Vaselines: A complete history, editado en 1992 por Sub Pop, el sello que se hizo grande con la venta de Nirvana la multinacional de David Geffen, aún es posible encontrarlo en las estanterías de las tiendas de discos (lo difícil va siendo encontrar las propias tiendas). Este Enter The Vaselines viene a ser el mismo álbum con los temas remasterizados y un segundo disco con maquetas y temas grabados en Bristol y en Londres entre el 86 y el 88. El añadido se puede considerar apto sólo para completistas. El resto tiene el atractivo de la remasterización, pero en el caso de un grupo que sentía devoción por los sonidos pobretones y las grabaciones amateur, no deja de ser un atractivo relativo. Más gancho seguramente tengan los textos interiores del periodista Everett True. La coartada para esta nueva edición no es otra que el vigésimo aniversario del sello que coincide con la vuelta en este 2009 de los originales Vaselines. Está por ver qué sucederá con este regreso. De momento, para los que en la época andaban en otras cosas, el álbum es una ocasión única para descubrir uno de los episodios más brillantes de la historia del pop independiente británico. Canciones como Molly's lips, Son of a gun, Teenage superstar, Jesus wants me for a sunbeam -probablemente la mejor-, Monsterpussy o Bitch poseen el dulce encanto de lo genuino. La voz de Kelly suena de lo más cool y la de McKee dulce como la miel. Ambos cantan con actitud y convicción, pero con absoluta candidez, unos textos inundados de sexo y perversión.

The Vaselines Sub Pop-¡PopStock!

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios