Actual

Una visión contemporánea del flamenco llamada 'Radix'

  • El cantaor Jóse Carlos Escobar y la bailaora Fuensanta Blanco presentan hoy el innovador montaje

Plantel de artistas que representan hoy el espectáculo 'Radix'. Plantel de artistas que representan hoy el espectáculo 'Radix'.

Plantel de artistas que representan hoy el espectáculo 'Radix'. / g.h.

Hablamos con Víctor López y Néstor Pamblanco, dos jóvenes granadinos que forman parte del espectáculo Radix, cuyo estreno es hoy en el Teatro Municipal Maestro Álvarez Alonso. Luego, partirán a Ginebra y el resto de Europa para presentarlo. Radix es un viaje por los distintos palos del flamenco que cuenta con dos pasajeros de excepción: el cantaor y multi-instrumentista José Carlos Escobar y la bailaora emeritense Fuensanta Blanco. A ellos se unen VAN3uard, un conjunto de percusión contemporánea. El espectáculo joven y muy original aborda el poderío del flamenco, con la percusión, el baile, la guitarra y el cante como protagonistas.

-El espectáculo que presentan, Radix, tiene un núcleo fundamental: el trío de percusión VAN3uard Percusión. Luego está Fuensanta Blanco y José Carlos Escobar. ¿Por qué ellos?

-A Fuensanta la conocimos en el programa andaluz de jóvenes intérpretes cuando colaboró con la Fura dels Baus y Marina Heredia cuando hicieron una versión de El amor brujo de Manuel de Falla. Vamos que tanto su manera de bailar como de entender el flamenco tenía que ver con la nuestra.

-En todo espectáculo en el que intervienen varias formaciones se produce un "tira y afloja". ¿Os lleváis a la bailaora y al cantaor a vuestro territorio o son ellos los que se llevan la percusión al suyo?

-Nosotros teníamos el encargo de un festival en el que participaremos el próximo 10 de noviembre en Ginebra. Nos pedían algo relacionado con la percusión y el flamenco, pero con un acento contemporáneo. A partir ese encargo, entendimos que la figura de ella encajaba perfectamente. Y sobre todo, la idea de llevar a la percusión El amor brujo, algo que hemos conseguido y que ha sido largo, por los derechos en torno a la obra, pero que finalmente hemos conseguido y podremos representarla en distintos países.

-¿Qué repertorios veníais interpretando con anterioridad? ¿Por qué desembarcáis en el mundo del flamenco?

-Veníamos de hacer unos arreglos para percusión de Toccata y Fuga de Bach, que funcionó muy bien y era un espectáculo redondo, lejos de "obra-aplauso-obra-aplauso". Y en mitad de esa gira y ese trabajo, nos llegó esta propuesta de Ginebra. Nunca habíamos hecho flamenco, pero entendíamos que teníamos la formación técnica y las raíces, así que nos pusimos a estudiar, a investigar y a crear este nuevo montaje.

-¿Pensáis en nuevos proyectos?

-Ahora mismo el espectáculo está ensayado y completo, pero no sabemos a qué escala subirá el espectáculo muchas veces. Sobre la marcha surgen ocasiones de colaboración y no estamos cerrados a nada. Eso sí, nos atrae mucho el mundo de las tecnologías y la electrónica para futuros espectáculos.

-¿Para qué edades y para quien va dirigido el espectáculo?

-Para todas las edades. Hacemos música que todo el mundo entiende y siente. Todo el mundo lo puede ver y lo va a disfrutar.

-¿Pasan por todos los palos del flamenco?

-Comenzamos con la bulería, que es una obra compuesta por Agustín Jiménez en la que homenajea a Moraíto. De ahí, no pasamos por todos, pero sí por el martinete, la toná, los tangos y tanguillos, o la saeta. La idea no es un recorrido didáctico, sino un espectáculo de 90 minutos con el mayor sentido.

-¿Algo que añadir a la entrevista?

- Pues el hecho de que somos un proyecto pionero, por la formación y el repertorio. Pero sobre todo, no sé si somos los primeros pero desde luego no queremos ser los últimos, sino que seamos un incentivo para que formaciones parecidas tengan cada vez más hueco e importancia en el panorama musical.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios