Espectáculo

Lombarda ofrece en Granada una vuelta al mundo a través del la música

  • Más de 4.000 estudiantes de distintas provincias pasarán por el espectáculo sobre el folklore de los cinco continentes 

  • La formación ofrecerá el día 8 de febrero un concierto familiar

Lombarda ofrece en Granada una vuelta al mundo a través del la música Lombarda ofrece en Granada una vuelta al mundo a través del la música

Lombarda ofrece en Granada una vuelta al mundo a través del la música / (G. H.)

El viaje de Lua es una vuelta al mundo en la que se visitan diversos países a través de su música. Esa es la propuesta que Lombarda llevará al Centro Cultural Medina Elvira de Atarfe la primera quincena de febrero: ritmos variados, instrumentos de los cinco continentes y animación con marionetas o sombras harán viajar a más de 4.000 estudiantes por lugares tan diversos como Japón, Perú, Finlandia o Marruecos.

Ese el número de estudiantes que está previsto que pasen por los conciertos didácticos que la formación granadina de folk ofrecerá los días 7, 10, 11, 12, 13 y 14 de enero con la colaboración del teatro atarfeño. Según detalla Sixto Moreno, impulsor del proyecto junto a su hermano Francisco Javier, por las mañanas –a veces en sesión doble a las 10:00 y a las 11:30 horas– disfrutarán del espectáculo adaptado a los colegios menores procedentes de la provincia de Granada pero también de Almería, Jaén y Córdoba.

Se trata de un espectáculo familiar, pero en su adaptación a los pases escolares su duración se recorta un poco: una hora frente a la hora y cuarenta minutos habitual. La versión extendida se podrá disfrutarse en el concierto que la formación ofrecerá el próximo 8 de febrero también en el Centro Cultural Medina Elvira.

Aunque la duración sea diferente y cuente con más artistas invitados, el contenido del espectaculo es el mismo en las funciones didácticas y las familiares: un recorrido a través de los ojos de una niña que traslada a diferentes tradiciones culturales con la música más popular de esos países. “Según la historia, Lua (Luna en portugués) es una niña que ha tenido una abuela que recorrió durante su vida a muchos países. Tristemente, la abuela de la pequeña ya no está, pero ha dejado a su nieta un precioso regalo: una caja llena de historias y melodías de los lugares que ha visitado”, relata Sixto Moreno sobre el cuento que el grupo ha ideado como hilo conductor de este viaje imaginario.

Así, durante el concierto, se puede disfrutar de los sones de la danza irlandesa, un ritmo africano, el sirtaki griego, un fado portugués, tango argentino o el Kalinka ruso. Tantos temas como países y tocados con instrumentos musicales autóctonos de cada rincón que los hermanos Moreno han ido recopilando durante años. No en vano son los impulsores de un curioso proyecto de museo etnográfico musical en el municipio alpujarreño de Lobras.

Hace ya más de 30 años que los dos hermanos y cinco amigos más fundaron Lombarda. La banda comenzó en sus inicios centrándose en la música medieval y renacentista, aunque pronto se interesaron por la música tradicional andaluza, investigando sobre los sonidos de la tierra. Romances, coplillas y otros cantos tradicionales constituyen el repertorio de este conjunto folk con una reconocida trayectoria profesional.

“Nosotros cuando empezamos éramos muy jóvenes y nos gustaba la música celta, aunque no era lo que se estilaba en aquel momento. También nos gustaba la música antigua. Lo que habíamos visto con algunos profesores y cosas así. Pero al descubrir el Festival de Música Tradicional de la Alpujarra, de una forma paralela, empezamos a trabajar algunas de estas canciones, centrando el grupo en la música tradicional andaluza”, explica Moreno.

Y de la música folk, a la popular. “Mi hermano y yo somos los dos únicos miembros que quedamos de la primera formación del grupo, fuimos haciendo acopio siempre de instrumentos tradicionales de los más diversos rincones del mundo. Entre los dos tenemos una colección de unos 500. A partir de ahí preparamos un concierto, con una serie de temas que interpretamos con instrumentos autóctonos”, cuenta el músico sobre el origen de El viaje de Lua, hace ya una década.

“El concierto también estaba apoyado en números de animación, para lo que contamos con la ayuda de un grupo de profesores de la Escuela de Artes y Oficios”, agrega sobre este montaje que han conocido “entre 6.000 y 7.000 niños a lo largo de estos años”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios