Análisis

Pilar cernuda

Falta de coraje

Duran Lleida ha escrito unas memorias poco habituales. El hombre que fue casi todo en la política catalana los últimos 30 años, el político que más trabajó para apaciguar las cosas entre los gobiernos, el portavoz parlamentario de los tiempos en los que el nacionalismo catalán sacaba buenos réditos de sus apoyos al Ejecutivo de Madrid pero no chalaneaba con el independentismo, hace reflexiones sinceras sobre qué ha ocurrido en Cataluña, una autocrítica abierta a su gestión, a su comportamiento, y afirma que le faltó coraje para plantar cara a los independentistas.

Queda muy mal Mas, lo que confirma que no hay nada peor que un converso. Y, sin embargo, Duran elogia la trayectoria de Pujol como hombre de Estado, sin entrar en la corrupción. Con todos los errores cometidos, la historia de Duran Lleida es la del gran fracaso político de la Cataluña actual, mal que le pese al ex líder de Unió que se dejó la piel para que el nacionalismo catalán nunca significara la ruptura con España. Cedió cuando no debía ceder y se apartó de la política al advertir que Mas se dejaba llevar por el independentismo de Homs, y además promovía a Puigdemont, al que considera un hombre chiflado, un iluminado. No deja en buen lugar a Zapatero, aunque sí a Rubalcaba.

Todo en el libro rezuma preocupación por dejar en manos mediocres algo tan serio como el engarce de Cataluña con el resto de España. Incluso el independentismo ha logrado que se asiente la idea de que todo lo malo empezó cuando el Constitucional rechazó el Estatuto. Duran demuestra que la cosa empezó mucho antes.

A él lo insultan por Barcelona. Sin embargo, nadie ha hecho tanto por encontrar puntos de acuerdo entre dos gobiernos obligados a entenderse y que no se entienden. Se duele Duran de que le faltó coraje, pero tras leerlo se ve que el problema no fue eso, sino que los secesionistas y quienes los tratan con paños calientes utilizan el engaño, el chantaje y la violencia para cumplir sus objetivos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios