GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

joaquín aurioles

Migraciones, envejecimiento y paro

En Andalucía residen 8,4 millones de personas, de las 643.146 son extranjeros. El dato está referido al mes de enero de este año y todavía es provisional, pero permite afirmar que la población andaluza está en pleno proceso de recuperación, después de que entre 2013 y 2017 se redujese en 70.165 personas. El primer indicio se obtuvo el pasado año, cuando se registró un ligero aumento de 4.588 personas, y se intensificó en 2019 (incremento de 25.594), aunque todavía estamos lejos de las 100.000 personas que, según los padrones municipales, aumentaba como promedio cada año la población durante la primera década del siglo.

El protagonista principal de estos vaivenes ha sido la población extranjera. En la actualidad representa el 7,8% del total, pero en 2012, en plena crisis financiera, llegó a estar en torno al 9%. La dinámica demográfica de la comunidad ha estado, por tanto, condicionada por la variable migratoria, aunque no tanto como para modificar las grandes tendencias dominantes. En 2000, cuando en Andalucía apenas vivían 130.000 extranjeros, la ratio entre población de más de 65 años y de menos de 15, era de 0,81, pero en 2003 se había incrementado hasta 0,9. A partir de entonces, y coincidiendo con los años de mayor intensidad migratoria, la ratio se mantuvo estable hasta 2012, cuando la relación entre jóvenes y mayores se situó en 0,95. La crisis detuvo la llegada de inmigrantes y animó a regresar a algunos de los que ya estaban, alargándose el proceso incluso hasta después del inicio de la recuperación. En 2016 los dos pesos se equilibraron y en 2017 y 2018 se elevaron hasta 1,03 y 1,05, aunque lo más probable es que en 2019 vuelva a invertirse la tendencia, gracias al retorno de los inmigrantes, especialmente los de origen europeo.

El fenómeno migratorio ha sido intenso, aunque no tanto como para alterar las tendencias demográficas en la comunidad. Otra cosa es a nivel local. De los 653.146 extranjeros, el 18,8 % reside en Málaga (15,2% de la población de la provincia), y el 12,5% en Almería (20,5% de la población), en su mayoría vinculado a la agricultura característica de la zona.

Es significativo que los 20 municipios con menor tasa de paro, figuren 14 con proporciones de población extranjera residente bastante superior a la media andaluza. También que entre los 20 con mayor tasa de paro (todos por encima del 32,5%), solo haya uno (Carataunas, en La Alpujarra, con 178 habitantes) donde la proporción de extranjeros es superior al promedio regional.

Lo que sugieren los datos es que los extranjeros que vienen a Andalucía lo hacen para trabajar y se localizan donde las posibilidades de empleo son mayores. En estos lugares consiguen alterar significativamente la estructura de edades, de forma que, entre los veinte municipios más envejecidos, en sólo dos de ellos (Turón en Granada y Partaloa en Almería) la presencia de extranjeros es significativa.

Entre los veinte municipios andaluces con mayor presencia de jóvenes predominan los que, por proximidad a las grandes ciudades, funcionan como ciudades dormitorios, pero también otros cinco con fuerte presencia de población extranjera, todos ellos en la costa almeriense.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios