Análisis

Javier López gijón

Profesor en la Facultad de Comunicación y Documentación

Verdeando granada

De llevarse a cabo el proyecto el campus de Cartuja se asentaría sobe un jardín

Hace unos días la prensa informaba de una Jornadas organizadas por el seminario De Arquitectura y Ciudad. Debates de Granada, en las que se han tratado temas relacionados con la candidatura de la ciudad para ser Capital Cultural Europea en 2031. Uno de los puntos tratados fue sobre la recuperación y creación de espacios verdes, de cara a presentarlos en la candidatura de Granada.

Efectivamente en la candidatura para aspirar a la Capital Cultural un aspecto bien planteado, y ejecutado en parte, tiene que ser la Granada verde. Sin un buen programa verde y con actuaciones ya realizadas en la ciudad, la candidatura tendrá problemas para ser elegida. En este sentido puede ser muy útil el Proyecto campus Cartuja (PCC), pues plantea una serie de actuaciones verdes en el cerro de Aynadamar. El PCC fue presentado públicamente por la rectora, Pilar Aranda, en 2016, entre otras cosas dijo: "El campus de Cartuja se transformará en un gran foco cultural para Granada". El planteamiento de los jardines que se podrían diseñar sería: Alrededor del monasterio de Cartuja, el amplio espacio que está delante de la residencia universitaria Carlos V, podía ser un parque que se llamara Parque Sánchez Cotán en memoria a Cotán (1560-1627), pintor cartujo que profesó en este monasterio, y que destacó especialmente en el bodegón, aportando un lenguaje singular. El Bodegón del cardo, en el museo de Bellas Artes, es una obra maestra. Sin duda Cotán es un personaje que merece ese parque, y que tenga referencias a su obra y su espiritualidad.

Subiendo por la escalera junto a la residencia Carlos V llegamos al colegio Máximo. Aquí en la fachada principal y en la sur se encuentra el jardín originario de los jesuitas, del siglo XIX. Este jardín será restaurado y habilitado con bancos para lectura y liberación de libros. Actualmente este espacio es un lugar de aparcamiento. Corre el jardín delante de la biblioteca del colegio Máximo así que será como un reflejo de la lectura de la biblioteca. Se ha propuesto que se podía llamar Jardín de la lectura.

Este jardín termina junto a las facultades de Economía y Psicología, solo hay que cruzar la carretera y se llega a un espacio, actualmente sin uso, que corre entre las dos facultades y sube hacia lo más alto del cerro. Aquí se ha propuesto hacer el Jardín de la poesía, pues por este espacio se colocarían poesías sobre jardines para su lectura. Al terminar este jardín y llegar a lo alto del cerro, en la amplia explanada existente nos encontraríamos el último jardín, en el que se ubica la alberca andalusí y el belvedere. Esta zona se está excavando arqueológicamente, y luego se restaurará y recuperará la alberca andalusí. Disfruta de unas vistas excelentes a Granada y la Vega, no en vano los jesuitas ya gozaban del belvedere, desde el que se pueden contemplar todas las puestas de sol del año. Se ha propuesto que este jardín podía llamarse Jardín del conocimiento y la felicidad pues son dos términos que resumen bien lo que pretende la universidad.

No podemos olvidar que el PCC es una intervención en la zona norte de Granada, la que tiene más problemas estructurales de la ciudad. Pilar Aranda ha insistido en que el PCC debe ser un revulsivo para esta zona. Igualmente en el programa con el que se presenta a un nuevo mandado para rectora, plantea: "Impulsar la candidatura de Granada a la capital europea de la cultura en 2031". Esta intervención en el campus de Cartuja, para recrear lo que fue, sería uno de los mejores regalos que la universidad podía dar a Granada para su candidatura a Capital Cultural Europea.

De llevarse a la práctica la creación de estas zonas verdes el campus de Cartuja estaría asentado sobre un jardín. Sería, y es uno de los objetivos que se pretenden, recrear este espacio, que con anterioridad fue un vergel. Para hacernos una idea de cómo fue podemos ver la descripción que hace Ibn Battuta en el s. XIV: "Uno de los más lindos sitios de la ciudad (…) es una montaña en la que se ven huertos y jardines; ninguna otra ciudad se puede alabar de nada semejante". En el s. XVI Navaggiero nos dice sobre el mismo lugar: "Es uno de los sitios más bellos y alegres que pudieran encontrarse; tiene hermosas vistas y es lugar retirado del concurso de la gente, pero muy apacible, verde, lleno de fuentes y arrayanes".

Lo que se pretende con estas intervenciones es un programa orientado a la regeneración urbana: haciendo campus, haciendo ciudad.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios