GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Análisis

gumersindo ruiz

Las fisuras del bienestar en españa

Con este título publica Roberto Velasco, catedrático de Economía Aplicada en la Universidad del País Vasco, y persona muy vinculada al mundo empresarial industrial, un libro que nos hace pensar en la importancia para el desarrollo de los países y su cohesión social, de los servicios educativos, sanitarios, y las pensiones, que se han debilitado como consecuencia de la crisis económica. Todo ello se analiza en un contexto de decadencia demográfica, déficit recaudatorio, e incapacidad de llegar a acuerdos políticos. Las fisuras son de eficiencia, en servicios que tienen que mejorar; y políticas, porque los partidos enfocan de manera diferente cómo conseguir el bienestar de las personas. Por otro lado, buena parte de la tensión política en España es consecuencia de que la recuperación del crecimiento y el empleo no han cubierto las expectativas de un proyecto vital satisfactorio para millones de familias.

En el sistema educativo hay un cambio continuo de legislación, pero no una reflexión sustancial, que tome cuerpo en un pacto, sobre el papel de la educación, en un mundo transformado de amanera asombrosa por la comunicación e información. La sanidad hay que verla como una cooperación pública y privada, garantizando el acceso a cualquier persona, y equilibrando la presión de demanda que sufre la pública, y los precios de la privada. En cuanto a las pensiones, se ha gastado el fondo acumulado, y hay un desequilibrio fundamental por una población que mengua, cotiza menos años y vive más.

El libro de Roberto Velasco es muy rico y sugerente, pues entre otras cosas condensa la historia del llamado "tercer sector social", con entidades singulares (como la ONCE, Cáritas, o Cruz Roja), y otras que se ocupan desde proteger colectivos en riesgo, a evitar la exclusión; analiza también el gasto social por comunidades autónomas. Hay al menos dos ideas especialmente inspiradoras en el libro. Una es la necesidad de aumentar la recaudación fiscal, que en España es insuficiente cuando la medimos en términos de lo que producimos; y añadimos que el índice para medir la desigualdad en la distribución de la renta mejora apreciablemente después del efecto del gasto público, lo que no deja dudas sobre la bondad del gasto, en términos amplios. En este sentido, creo que tan desafortunadas son las campañas de los que generalizan y culpan a sectores empresariales de no contribuir, cuando no es verdad, y siguen cargando el peso recaudatorio en el trabajo de clases medias -de las medias bajas a las altas-, como las que se refieren al tema de manera ligera, con frases del tipo "neter la mano en el bolsillo", "impuestazo", u otras parecidas. Y la segunda idea es que hay que encontrar un equilibrio en la función del Estado del bienestar, que procure de verdad oportunidades y la inclusión económica, y evitar que se convierta en una complaciente dependencia que desestimule la iniciativa personal, cuestión que tanto juego da a los populismos. Por eso este libro, que se sigue de un tirón, sin citas ni distracciones de lo que es fundamental, debería leerse y discutirse por cualquier persona que quiera formarse un juicio claro sobre cuestiones que no son fáciles, y que a veces en algunos debates se oscurecen más todavía.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios