Análisis

fernando faces

El mundo financiero al revés

El mundo financiero al revés: los bancos pagan por los préstamos hipotecarios y cobran por los depósitos. Estamos en una era de bajo crecimiento, reducida inflación y bajos tipos de interés. Para superar la recesión y evitar la deflación los bancos centrales han inundado el mundo de liquidez. La expansión monetaria ha sido de tal calibre que los tipos de interés han llegado a niveles cero o negativos. No obstante, ni la inflación ha alcanzado el 2%, ni la economía el crecimiento deseado. Estamos ante lo que Keynes denominó la "trampa de la liquidez". Una situación en la que los tipos de interés son tan bajos, que no pueden reducirse más. La política monetaria pierde su eficacia para estabilizar los precios e impulsar el crecimiento. El dinero es gratis y a pesar de ello bancos y empresas lo atesoran, no lo invierten, ante la incertidumbre económica y el alto riesgo y baja rentabilidad de las alternativas de inversión. El dinero busca activos refugio seguros como la deuda pública de alta calidad, pero no fluye hacia inversiones productivas. La trampa de la liquidez es un agujero negro que atrapa el dinero y no lo deja escapar hacia la economía.

Al no poder bajar más los tipos de interés los bancos centrales inyectan liquidez directamente a la economía, mediante la compra de bonos ( expansión cuantitativa). Esta acción provoca la subida del precio de los bonos y la reducción de su rentabilidad. De esta manera rompen el límite de la trampa de la liquidez y los tipos de interés alcanzan valores negativos. Para que fluya el dinero y los bancos concedan créditos, el BCE está penalizando con un tipo de interés del -0,4% la tesoreria depositada (facilidad de depósito).En 2018 Los bancos de la Eurozona han pagado 7.500 millones de euros.

Pagar por prestar. Hay 12 países con emisiones de deuda a tipos de interés negativo. Los más negativos son los de Suiza. En el mercado mundial de bonos hay más de 15 billones de dólares con tipos de negativos. Son entidades y grandes empresas que cobran por tomar prestado. Alemania ha llegado a financiarse a tipos de interés negativos en todos los tramos de su deuda pública, incluso en el de 30 años, y España en emisiones hasta 9 años.

En Europa existen hipotecas con tipo de interés cero o negativo. En Dinamarca el Jyske Bank oferta una hipoteca a díez años al -0,5 %. En España la reciente Ley Hipotecaria establece que los tipos de interés de las hipotecas no pueden ser inferiores al 0%. Los préstamos concedidos antes del 16 de junio de 2019 no tienen esta restricción.

Pagar por depositar. Las grandes empresas ya están pagando por sus depósitos. ¿Llegará el momento en el que las personas paguen a los bancos por sus depósitos? Los bancos españoles lo niegan. Dos factores juegan a favor de los depositantes: el daño reputacional y la posibilidad de que el primero que lo haga sufra una fuga de depósitos. El primer paso serían los grandes depositantes. Tras la ley Hipotecaria existe un vacío legal y una injusta asimetría. ¿Si los préstamos de los bancos no pueden tener un tipo de interés negativo por qué lo han de tener los depósitos de las personas?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios