Análisis

Ramón Ramos

¿Quién me ha robado el mes de abril?

¿Quién me ha robado el mes de abril? ¿Quién me ha robado el mes de abril?

¿Quién me ha robado el mes de abril?

A la pregunta directa, la respuesta directa: el coronavirus. No se olvide. Todos los males de este confinamiento en casa tienen un actor principal conocido, que es el mal. Lo demás, ya sean errores o aciertos a la hora de tomar decisiones difíciles sin precedente ni referente, ya sea este encierro aburrido, ya sea esa cantidad de paisanos que sufren o han sufrido la enfermedad -ya para los que siempre añadimos nuestra solidaridad expresa- no hubieran existido sin esta plaga que ha desnudado la fragilidad del hombre en este mundo globalizado.

Pero, a lo que íbamos: hay días en que el titular de este analítico cancionero te lo dan hecho. Y uno de ellos es este uno de abril, miércoles -porque es miércoles, ¿verdad?- en que hemos doblado el cabo de buena esperanza, es decir hemos dejado atrás marzo. En rigor, todavía no nos han robado el mes de abril entero. A día de hoy, sí sabemos que nos han 'robado' medio mes de abril, en concreto hasta el día 12. Aunque no es difícil intuir que a esta prórroga desde el primer decreto de reclusión seguirá otra que nos llevará a finales del mes que hoy comienza. 

Y ahí entra Joaquín Sabina y esta canción de perdedores, '¿Quién me ha robado el mes de abril?'. El mes más cantado por los poetas, el de la consagración de la primavera porque aunque esa estación del año entra formalmente en marzo, es en abril cuando nos insufla ansia de vida tras el letargo de invierno, explosión de vida y colores que tiene su mejor expresión en este mes con el nombre más musical de los doce que conforman el año. Abril, cuando estalla la primavera y quedan atrás los rigores del invierno y aún están lejanos del calores del verano. Aunque en este ambiente de cambio climático la propia Naturaleza se siente tan desorientada como nosotros y nos manda primaveras en febrero y veranos en octubre...

Pero, por segunda vez, a lo que íbamos: '¿Quién me ha robado el mes de abril?', grabada en 1988, cuando todavía sonaba fresca la voz de Sabina, una composición por encargo para banda sonora de 'Sinatra', película que dirigió Francesc Betriú, y presenta a Alfredo Landa, que se gana la vida como cantante callejero en La Rambla de Barcelona mientras malvive "en la posada del fracaso / donde no hay consuelo ni ascensor". En esa pensión donde comparten colchón desamparo y humedad a veces "por la calle pasa / la vida como como un huracán" y es en esos momentos cuando "el hombre del traje gris" ('Sinatra', el sobrenombre artístico de nuestro protagonista) "saca un sucio calendario del bolsillo" donde todas sus carencias afectivas y vitales estallan ante su corazón solitario: "¿Quién me ha robado el mes de abril? / ¿Cómo pudo sucederme a mí? / Lo guardaba en el cajón / donde guardo el corazón?". 

Así que pasen varios años y recordemos este 2020 sin primavera, esta canción de Sabina quedará como el himno de nuestro confinamiento y cómo el coronavirus nos robó el mes de abril, ese tan cantado por los poetas y el refranero, la estación de los enamorados. Este cancionero que se decanta hoy por los versos del cantautor de Úbeda también podría haber elegido a Carlos Cano y su 'Luna de Abril': "Abril para cantar, / abril para soñar..." Pero no están los tiempos para esa proclama. Tal vez en días venideros, cuando empiecen a afluir las buenas noticias... (Con un último espacio para presentar disculpas ante un título, este de '¿Quién me ha robdado el mes de abril?', que sin duda hoy será utilizado por firmas y plumas de más rancio abolengo que las de este humilde cancionero. En la parte que me toca, excusas anticipadas por la falta de originalidad).

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios