Luis Salvador había anunciado que la solución a la deriva en la que está sumida el Ayuntamiento llegaría la próxima semana. Entrados en la semana presuntamente de autos, ahora dice que será en el plazo de las próximas dos cuando se llegue a buen puerto. En otras palabras, se amplía el plazo para negociaciones entre los distintos grupos políticos. No sería de extrañar que ante la 'espantá' de los concejales del Partido Popular, el todavía alcalde tome la decisión de mirar para el otro lado. Es una opción que le permite el hecho de estar en el presunto centro político. La opción de que Paco Cuenca vuelva a tocar el cuero del sillón de la Alcaldía de Granada gracias nuevamente al voto de Luis Salvador gana enteros. La situación que se vivió cuando Ciudadanos dejó caer el gobierno del PP tras la imputación de Torres Hurtado es diferente a la de ahora, pero la forma de que el que fuera alcalde antes de las últimas elecciones municipales pueda volver a coger la vara puede ser la misma. En cualquier caso, es de esperar que para llegar a la solución definitiva no prime intercambio de cromos... y quien dice cromos, dice poltronas.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios