GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Cambia, todo cambia

Alhambra Disney

Por el mismo precio que costaría la Autopista de la Alhambra podríamos tener una línea de Metropolitano

Habemus pacto en Granada. Por lo pronto hemos leído el acuerdo firmado públicamente, a la espera de que los programas ocultos salgan a la luz en un tuit del partido excluido o en actuaciones especulativas acordadas con los poderes económicos. Curiosamente, sólo en el caso de la tasa turística se le reconoce poder de veto al "sector turístico" que entiendo será el empresariado del ramo, sin pensar que el resto de habitantes apoyemos que los turistas paguen los sobrecostes que generan a la ciudad.

Siguiendo con nuestra principal industria, la apuesta para que Granada sea un parque temático es evidente pues pretenden utilizar la Alhambra como si fuera un castillo de Disneylandia. Me faltan calificativos para quienes quieren hacer un espectáculo de luz y sonido en este monumento milenario, al tiempo que seguirían degradando al Albaicín de Patrimonio de la Humanidad a anfiteatro lleno de turistas tomando pipas.

Anécdotas a parte, la insolvencia técnica y las contradicciones en el discurso indican que dentro de 4 años los problemas de nuestra ciudad habrán crecido a no ser que rectifiquen a tiempo. Es loable que se pretenda mejorar el transporte público, incluyendo nuevas líneas del Metropolitano y mejores buses, y también se agradece que no acaben con las restricciones de tráfico como han hecho en Madrid; pero que nadie se venga a engaño, si siguen construyendo carreteras habrá cada día más coches privados colapsando y contaminando nuestras calles. Las Autopistas de la Vega diseñadas como VAUs hace casi 30 años sólo servirán para colapsar las entradas a la ciudad y dificultar el transporte público, mientras que la Autopista de la Alhambra que algunos insisten en llamar cierre del anillo, hará lo propio a un coste todavía mayor tanto en materia económica como en impacto sobre nuestro patrimonio más preciado.

Por el mismo precio que costaría la Autopista de la Alhambra podríamos tener una línea más de Metropolitano en superficie de una longitud similar a la actual o incluso dos si se evitan los sobrecostes que pagamos a las grandes constructoras. El número de personas beneficiadas por el transporte público sería mucho mayor que el de las que ven imprescindible para sus vidas que se atraviese el entorno de la Alhambra con túneles y puentes. Con estos datos sobre la mesa, está claro que algunos políticos han leído muy poco sobre movilidad y han aprendido demasiado sobre pelotazos urbanísticos. Les importa más llenar los bolsillos de una minoría y quizás también los suyos que el bienestar de la mayoría. Seguro que se les vuelve en contra mucho antes de lo que se creen.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios