La Alhambra entre dos luces y detrás de ocho focos. ¿Una metáfora del porvenir? El equilibrio paisajístico entre el conjunto monumental árabe y los artefactos siempre ha sido complicado. Hace diez años un ayuntamiento intentó hacer proyecciones de luz sobre la alcazaba con el pretexto de que no eran dañinas, es decir, que su perjuicio era sólo estético no material. Casi nada. De aquella época proviene el primer intento de construir una escalera mecánica o un tranvía por la ladera del bosque. Ahora estamos en el segundo asalto. ¿Quién ganará esa metáfora?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios