El Generalife fue construido por Muhammad II (1273-1302). Muhammad V (1338-1391) realizará importantes aportaciones sobre todo en cuanto a ingenios hidráulicos.

Tras las Capitulaciones, los Reyes Católicos nombraron en 1492 al Comendador de la Orden de Calatrava, Juan de Hinestrosa, como Alcaide del Generalife. En 1523 Carlos V otorgaría este cargo a Jacques Mansilla, Comendador de Ocaña, quien renunciaría al mismo. Por ello el puesto recaería en 1525 en Gil Vázquez de Rengifo, Caballero de la Orden de Santiago. En el barrio de los alfareros tendrá el palacio de la Casa de los Tiros.

Por otra parte, descendiente de la aristocracia musulmana del reino nazarí de Granada, Cid Hiaya, alcaide de Baza se bautizará como Pedro de Granada (m. 1504/1506), I Señor de Campotéjar, que se casará con su prima Cetti Meriem (María Venegas), creándose la poderosa familia de los Granada Venegas. Su nieto, Pedro de Granada Venegas, III Señor de Campotéjar se casará con la hija de Gil Vázquez Rengifo, María Rengifo y Dávila, concediéndole la alcaldía del Generalife Carlos V en 1537.

El Generalife seguirá siendo posesión de los Marqueses de Campotéjar, título nobiliario creado por Felipe IV el 1 de febrero de 1643 a favor de Pedro de Granada Venegas Manrique de Mendoza (1559-1643), IV Señor de Campotéjar. Con la temprana muerte de Alonso y Diego de Granada, el título de Marqués de Campotéjar quedó vinculado en el siglo XVIII al apellido Grimaldi, con residencia en Génova.

La entrada por el Paseo de los Cipreses fue una reforma realizada en 1862 para la visita de la reina Isabel II.

Después de un largo pleito iniciado en 1827, en 1921 el Generalife se incorpora al Patrimonio del Estado.

Leopoldo Torres Balbás (1923-1936) realizó su restauración. Los Jardines Nuevos son contemporáneos. El Teatro del Generalife es obra de Prieto Moreno (1936-1978) de 1954, reformado en 2005, así como el puente de comunicación con la Alhambra.

Entre los investigadores del Generalife mencionar a Torres Balbás, Bermúdez Pareja, Vílchez Vílchez, Orihuela Uzal, García Luján, García Pulido, Casares Porcel, Domingo Santos, Moreno Álvarez, y Tito Rojo.

El Generalife era la almunia más representativa de la casa real nazarí, con la Huerta de la Mercería, la Huerta Colorá, la Huerta Grande, la Huerta de Fuentepeña y el Postigo del Carnero para los rebaños reales. Su entrada original era por la Cuesta del Rey Chico. Profundizar en la recuperación de ese paisaje e integrarlo en la visita con la importancia del agua en la Acequía del Tercio, el Albercón de las Damas, los pozos, la noria, la Acequía Real, las huertas y los cultivos andalusíes así como el recuerdo de los ganados, es un reto para el siglo XXI.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios