GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Ansiada libertad

De nosotros depende que sea pozo profundo y obscuro o iluminado ventanal abierto a ventilados paisajes de libertad

Al menos de puertas para afuera, la vida, desde el comienzo del confinamiento, se reduce a un vacío que ha sido progresivo y directamente proporcional al aumento de la presencia de este enemigo casi invisible y certeramente invisible ante la simple mirada, pero que nos rodea, nos oprime y nos reduce a un mundo de sueños y recuerdos. Sueños de aquello que anhelamos hacer y no podemos y recuerdos de todo cuanto hemos sido capaces de efectivamente llevar a cabo en nuestras vidas, hasta que ha cesado casi toda actividad y la referencia absoluta e insistente, odiosamente insistente gira en torno a la palabra "coronavirus" que maldita la hora en que la conocimos por vez primera y maldita, también, el último instante en que la usamos para referirnos, para señalar la razón última de nuestro estado en el que, ese bien más preciado que tenemos, que es el de la libertad, se ve constreñido, amordazado y amarrado, en este caso no al remo de una galera -de lo que dijo Cervantes que es como muerte civil- pero sí a esos invisibles barrotes que nos mantienen atrapados, inmovilizados en este extraño drama en el que es consigna social reír -o al menos sonreír- mostrar señales de falsa felicidad, actuar como si nada o muy poco sucediese y la vida transcurriera con la normalidad que los trabajos y los días han venido mostrando en esta que aún se denomina época o edad contemporánea.

Nos ha sobrevenido lo que nadie esperaba, ni siquiera intuía. Y este miedo y estas soledades que ahogan el alma por momentos no es que nos haya cambiado la vida, no, es que nos la ha atrapado en un callejón tortuoso en el que muchos -demasiados- han encontrado y aún se encuentran frente a frente con la muerte, sin pretenderlo, sin esperarla, sin intuirla aún, pese a los años, todavía llenos de sueños y de deseos, todavía anhelantes de afectos y de caricias, para ser engullidos con crudeza y crueldad por la extrema soledad, esa soledad en la que se intuyen las otras presencias, sin poderlas saludar, sin poderlas abrazar.

Nos han dicho que están muy avanzadas las investigaciones para lograr una vacuna que nos pueda librar de esta lacra brutal y emponzoñada. O al menos algún tipo de tratamiento que nos libre del camino de la muerte, de la muerte por esta causa, sí, por esta. Y que pasará un tiempo. Quizá un año o algo más o poco menos. Estamos cerca de la salida. ¿Sí? ¿Quién lo dice? ¿Quiénes lo dicen?

Yo creo que sólo es el golpe fuerte de una broncínea aldaba en nuestras conciencias, desde lo más profundo de nuestro inexplorado interior. De nosotros depende que sea pozo profundo y obscuro o iluminado ventanal abierto a ventilados paisajes de libertad responsable, de ansiada libertad al fin ¿O no?

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios