Habrá pocos símbolos que se repitan más en la ciudad que el símbolo de la anarquía. El Mercado de San Agustín, que tanto ha mejorada en los últimos tiempos y que siempre tiene ese hándicap de ir a remolque, no se escapa a estas 'manchas anarcas' en la pared. Forman parte de ese entorno complejo del centro de Granada, pero sin el no se puede entender la idiosincrasia local. Pero bueno, que al final de todo lo importante es que la birra esté bien fría y la tapa que lo acompañe haga su función, le pese todo lo que le pese a esos veganos a los que bien les vendría una clasecilla de civismo.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios