Salud sin fronteras

El Brexit, símbolo de fracaso

De haber habido estadistas con el nivel adecuado, dudo que hubiésemos llegado a este punto

A la espera de la cumbre europea de mañana que tiene que abordar la posición de los países de la Unión en relación al acuerdo con el Reino Unido para formalizar el Brexit, queda claro que nos enfrentamos a un fracaso colectivo.

El Gobierno de España defiende con firmeza su derecho a que el asunto de Gibraltar quede en el marco de las relaciones bilaterales entre ambos países y seguir así con nuestras reivindicaciones sobre la soberanía española del Peñón. La posibilidad cierta de que Pedro Sánchez bloquee el acuerdo de la UE con el Reino Unido sobre el Brexit, ofrece un atractivo adicional a la cumbre de mañana en Bruselas.

Pero más allá de este asunto, el Brexit supone un primer paso real y objetivo hacia el debilitamiento de la Unión Europea, lo cual abre un panorama más complicado sobre el futuro de la estabilidad y la paz en este mundo global en el que estamos inmersos.

Los movimientos migratorios, la crisis económica, las graves desigualdades entre países ricos y pobres, el envejecimiento poblacional y su impacto en la sostenibilidad de los estados de bienestar, la robótica o la inteligencia artificial, ponen en riesgo muchas de las bases en las que se asienta el orden establecido. Sus consecuencias son aprovechadas por las ideologías xenófobas y antidemocráticas que saben que para avanzar en sus objetivos, necesitan una Unión Europea débil y desmembrada.

Aún con todos sus defectos, Europa es hoy una de las bases más sólidas para el desarrollo, la democracia, el bienestar y la estabilidad y la paz en el mundo. Las amenazas a todo lo que supone Europa en esos aspectos vienen dadas por el crecimiento de las fuerzas de la extrema derecha y por la incapacidad de responder desde las instituciones a los desafíos de un mundo y una economía globales.

El Brexit viene a ser el primer paso en el debilitamiento de la Unión Europea. Es y será negativo para el Reino Unido de igual forma que es y será negativo para toda la Unión Europea. De haber habido estadistas con el nivel adecuado, dudo que hubiésemos llegado a este punto. La pregunta es si lo peor está por venir y si ello es inevitable.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios