La ciudad invisible

César Requeséns

crequesens@gmail.com

Caña al ciudadano

Ya se hacen porras en los mentideros de Granada a ver quién es el primero que cambia del azul al naranja

Se intuye que algún mail ha rodado por las filas peperas portando la señal para despedazar al militante de ciudadanos más próximo en todas las plazas aún retenidas. Mucho han tardado, lo prudente, mientras que el joven cachorro neoliberal solo era una comparsa en los gobiernos, una sala normal en cuanto los sondeos le han dado opción a desbancar a los viejos diplodocus de lo rancio. A por ellos, oé, podría ser la consigna.

En política pasa esto: se transforman de colegas en fieras por un sondeo. Las lealtades dependen de cómo les jalean desde el tendido. Y los chicos de Cs, incongruentes, indefinidos pero con ganas y sin metástasis aún de corruptelas se han lanzado a tener opción de pillar cacho a base de currárselo en el foro con más peligro, en Cataluña, justo donde los clásicos del turnismo se han caído con todo el equipo. Arrimadas diciéndole al poco honorable las verdades del barquero y en castellano ha valido más que invertir millones en campañas de imagen. La gente no es tonta o lo es menos de lo que presumes y entre esta Juana de Arco de las Españas y el monster de la derechona, las simpatías estaban claras. Lo sorprendente es que Albiol continúe, porque Arrimadas se ganó su escaño en Madrid con aquel convertirse en portavoz de cualquier españolito ante el 'puchimon' previo a la fuga.

El subidón de los chicos de Rivera ha sentado fatal en el lodazal de las malas conciencias peperas. En un barco que se hunde ven pasar bien cerca un barquito nuevo, blanco y lozano con viento en popa. Los náufragos ya nadan en masa hacia el nuevo navío. Y los que aún dudan del cambio solo esperan negociar la coyuntura.

Arrecian pues las ráfagas hacia Cs, esa peña de profesionales liberales sin más ideario que la cartera y sin más norte que poder seguir comprando en Burberrys o Prada. La derechona se ha revuelto a dentelladas. Pero el cachorro aguanta. Sabe que la loba está herida de muerte; que se acaba la era de los dinosaurios y que su bestia parda, los jacobinos de Iglesias, ya meten ellos solitos la pata.

Dicen las malas lenguas que ya hacen porras en los mentideros de Granada a ver quién es el primero y más sonado de los peperos que cambia del azul al naranja. Va a ser una risa verlos moverse con oportunismo garbancero. Estaremos al loro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios