Rosa de los vientos

Pilar Bensusan

bensusan@ugr.es

Cerebros al sol

Corren el riesgo de que se les caliente demasiado, y empiecen a percibir la feliz realidad que vivimos distorsionada

Ahora que el salvador de la "nación de al menos cuatro naciones" lleva casi dos meses y medio apontocado en Moncloa Palace, aunque se ausentara un ratito para irse de "agenda cultural" en avión oficial al FIB a ver a The Killers.

Ahora que este redentor ha conseguido que Puigdemont y su lugarteniente Torra se envalentonen en su chantaje y se rían del personal junto al rapero Valtonyc, haciendo pantomimas desde su "Casita de la República" de Waterloo.

Ahora que los pensionistas han recibido una paga extra gracias a este eficientísimo mandatario, que, por cierto, ha sido el primero en apoyar a la Guardia Civil tras ser atacada con ácido, cal viva, cócteles molotov y radiales por los 600 inmigrantes que saltaron como querubines la valla de Ceuta.

Ahora que Pablo Casado es un fascista, franquista y xenófobo porque ha osado advertir de que España -bueno, los españoles de a pie, que somos los que pagamos todo- no puede hacerse cargo económicamente de todos los inmigrantes. Le Pen y Salvini, angelitos a su lado, porque el enemigo viene en yate, según el neo capitán de fragata Gabriel Rufián.

Ahora que la nueva televisión pública social-podemita no dice memeces y que los que agreden violentamente a nuestros militares son los nuevos salvadores económicos de España (dígaselo a nuestros estudiantes emigrantes).

Ahora que la prioridad máxima de este desgobierno es sacar los huesos de Franco del Valle de los Caídos a golpe de Decretazo.

Ahora que vivimos un momento de paz y estabilidad política en manos de un gobierno mayoritario y elegido democráticamente en las urnas.

Ahora que también en clave local y provincial vivimos un dulce momento con una Granada puntera, a la cabeza en ferrocarril, hospitales, emprendimiento, riqueza, etc. gracias a unos políticos entregados a defender nuestra tierra por encima de todo.

Es momento de vacaciones, de descansar, de tumbarse al sol, de disfrutar de esta coyuntura inmejorable, pero tengan la precaución de ponerse sombrero, gorra o pamela, porque si les da mucho el sol en la cabeza, corren el riesgo de que se les caliente demasiado, y empiecen a percibir la feliz realidad que vivimos distorsionada, y entren en crispación política y en odio fascista a quienes son los valedores de la moral verdadera, de los sentimientos puros, del buenismo universal... Sánchez, mereces que Penélope te entregue el Óscar al mejor descendiente de la estirpe divina de Zapatero, al grito de ¡Pedro! Las próximas elecciones son tuyas…

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios