Punto de vista

José Ramón del Río

jdel35@hotmail.com

Concesiones

Los independentistas sí que se ponen de acuerdo, a diferencia de los españolistas, que no se ocupan de coaligarse

Pensaba Pedro Sánchez que tomaría las uvas y el cava (catalán, por supuesto, porque los hay en otras regiones) este fin de año, ya investido como presidente del Gobierno, pero parece que tendrá que esperar, porque los 13 diputados de ERC en el Congreso no se fían de él, pese a que el candidato ha hecho cuanto estaba en su mano para ganar su confianza, pero no les basta con que ya se hable de un "conflicto político", y además envíe a gente de su partido a sentarse a la mesa con los que han de votarle para ser presidente, para "dialogar de igual a igual" y tratar de la convocatoria de un referéndum de independencia y la promesa de la amnistía total. Como música de fondo se oye a los CDR proclamando que la autodeterminación es un derecho y que, siéndolo, no se negocia y que lo que procede antes del acuerdo de investidura es proclamar la amnistía y reconocer el resultado del referéndum del 1-O. Y que, como los que gobiernan y negocian son poco de fiar, se nombre un relator internacional.

Una vez cumplidas las peticiones, el gobierno del PSOE, apoyado por Podemos (que no olvidemos es el muñidor del acuerdo, además de otros que recibirán algunas mijitas), arbitraran un mecanismo institucional para llevar al Parlamento el acuerdo. En el último comunicado, por ahora, los negociadores del PSOE y de ERC dicen que se avanza en la "definición de los instrumentos para encauzar el conflicto político sobre el futuro de Cataluña".

Este es el precio que España y los españoles tendríamos que pagar para que Sanchez sea investido presidente. Entre sus cualidades se encuentran su apostura y tenacidad, pero esto es lo mejor que puede decirse de él, que no es mucho. Bien, supongamos que un gobierno sea urgente, aún a costa de haberse desgajado de España una región que nunca fue independiente, dejando a merced de los nuevos gobernantes un porcentaje de por lo menos la mitad de personas del territorio, que quieren seguir siendo españolas. Pero los independentistas sí que se ponen de acuerdo, a diferencia de los españolistas, que no se ocupan de coaligarse para ofrecer una solución. JxCat, que no se olvide es quien gobierna en la Comunidad, atacada por los celos del papel predominante que está desempeñando ERC en sus conversaciones con el PSOE, pensaba presentar en el Parlamento catalán una moción de independencia que a estas alturas dificultaría gravemente las negociaciones. ERC le cederá un senador a sus paisanos y con ello, JxCat tendrá grupo en el Senado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios