GRANADA HOY En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

No deja de resultar curioso -y penoso- que un sector que es un puntal de la economía granadina, como el servicios, no cuide el factor humano como es debido. Que la hostelería es un sector castigado (ya lo era antes de la crisis) y donde los derechos laborales siempre hay que pelearlos ya se sabía, aunque tal y como están las cosas casi cualquier sector está a la baja y en todos los trabajos se cuecen habas. El caso es que se cometen numerosas irregularidades en los negocios de la restauración, en los bares y en los establecimientos hoteleros, y es de agradecer que a veces el trabajo sindical sí obtenga algún fruto cuando intenta poner coto a las injusticias. Aún así, por lo general seguimos mirando para otro lado ante las condiciones criminales que tienen muchos trabajadores, no sólo de la hostelería sino de muchos sectores, y la insolidaridad lleva a mucha gente a liar una zapatiesta porque una tapa llega tarde a la mesa sin preguntarse muchas veces porque esa comanda tarda en salir. Pero lo que ya es terrible es que una persona que ha sido presidente de la patronal se salte un convenio.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios