No, definitivamente Granada no es Viña del Mar ni Cartagena de Indias ni Adelaida ni Casablanca. Ni siquiera se podría comparar a las Islas Canarias. Esto quiere decir que aunque pensáramos que esto era el Trópico, en la calle no se puede estar durante determinadas etapas del año como la actual, cuando se mete el frío de la Sierra muy dentro de la 'malafollá' y cuelgan los moquillos sin mucho que hacer más que sonarse la nariz ir bien abrigados. Pero lo de las terrazas en esta época del año, por desgracia para la hostelería, no es viable ni con un potente fuego. Qué decir de los colegios, donde los niños están siendo las cobayas de nuevo y dando clase en aulas que bien podrían ser una Estepa Siberiana. No es para tomárselo a broma el asunto, pues si la educación ya es un problema gordo, y habrá que ver las deficiencias escolares que acarrean los niños en estos cursos a medio gas por el coronavirus, ahora se añade el problema del frío polar incompatible con el Covid. Todo mal y todo difícil de resolver para quienes gobiernan, aunque para eso se presentaron y para esto mismo ostentan el cargo: para tomar decisiones ante situaciones tan complicadas y enrevesadas como la actual.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios