El sello

CRISTINA MARÍN MUÑOZ

Danza solidaria

LA leucemia afecta a unos 50 niños a nivel nacional cada año. Granada, es una de las ciudades pioneras en la investigación de modelos celulares que puedan determinar el origen y la patogénesis de la leucemia linfoblástica aguda, más conocida como leucemia infantil. Es de suma importancia investigar este tipo de enfermedad, porque que no se puede prevenir.

Una vez diagnosticado, el tratamiento supone grandes exigencias para los niños y sus familias. Durante un tiempo más o menos prolongado deben armar su rutina familiar en función del hospital, de los horarios y de los cuidados que requiere el niño enfermo. El niño, debe soportar procedimientos dolorosos, tomar medicaciones, hacerse estudios, soportar restricciones a lo que eran sus actividades cotidianas antes del diagnóstico y ver limitada su vida infantil. Los papás, deben aprender gran cantidad de información, lidiar con las obras sociales, explicarle a familiares y amigos la evolución del niño, cuidar a los hermanos sanos, resolver su situación laboral, seguir funcionando como soporte de su hijo, etc. La experiencia de un niño con cáncer y su familia es altamente estresante.

Sin embargo, es una oportunidad para reconocer fortalezas, cambiar roles, aceptar ayudas, aprender de otros que pasaron por la misma situación y compartir intensamente el tiempo en familia. Para que esto suceda además de los recursos internos de la familia es importantísimo el soporte que la comunidad puede brindar, valorando que más allá de estar enfermo de leucemia es un NIÑO que necesita jugar, ir a la escuela, distraerse, relacionarse, insertarse socialmente, crecer y desarrollar sus potencialidades.

En este sentido es de obligada referencia la responsabilidad social, el alto valor y el humanismo que viene demostrando la Escuela de Danza Mariola de Burgos desde hace muchos años en Granada. Destacable es el amparo que supone para las familias afectadas con leucemia infantil las actividades como las que organiza esta Escuela de larga trayectoria pedagógica y enorme experiencia profesional. Se puede resumir en tres maravillosas palabras: apoyo, ánimo, ayuda.

La sociedad debe asumir la responsabilidad de apoyar a estas personas afiliadas al silencio, pero de esfuerzo constante, de corazón abierto. Y una nueva oportunidad para poder hacerlo se presentará esta misma noche, gracias a la cena solidaria en favor de la lucha contra el cáncer infantil que la Escuela de Danza Mariola de Burgos ha organizado por cuarto año consecutivo en la Huerta de El Sello en Granada.

La sangre amiga y solidaria que corre por las venas de todos los bailarines formados en esta Escuela, será el motor desde el que surja el calor de la vida cuando más se necesita, cuando más necesario es alejarse del frío que provoca el dolor de la enfermedad cruel en un niño. Iniciativas responsables como ésta suponen la reconciliación con lo mejor del ser humano: la ternura que exhibe cuando quiere y puede.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios