Salud sin fronteras

Desigualdad y política

Convendría centrar el foco del trabajo político y social en torno al objetivo de luchar contra la desigualdad

La campaña electoral de Madrid inunda la actualidad política en toda España de una manera imparable debido a que es cierto que todas las fuerzas políticas se juegan mucho para su futuro y, también, porque la capacidad de irradiar en los medios lo que pasa en Madrid hacia el resto de España es impresionante.

Una campaña que ha olvidado centrar los debates, los análisis y las propuestas, en torno al enorme problema de la desigualdad, que es uno de los asuntos más importantes que diferencia a la izquierda de la derecha en política. Son los problemas de la desigualdad los asuntos centrales en la sociedad tanto en Madrid, como en el resto del mundo.

Desigualdad en el impacto de la Covid-19, desigualdad en el acceso a servicios esenciales como educación, sanidad o servicios sociales; desigualdad entre hombres y mujeres, desigualdad en el acceso al empleo o desigualdad entre muchos jóvenes para acceder al mercado de trabajo. Hay muchos espacios de desigualdad. Hay muchos riesgos para ampliar la brecha de desigualdad.

Y todo esto ha estado ausente en la campaña electoral y cabe la posibilidad cierta de que siga ausente en la gestión del nuevo gobierno regional si, tras el 4 de mayo, sigue en la Puerta del Sol un gobierno como el que apuntan la mayoría de las encuestas.

El gran asunto para el progreso y la cohesión social es el de la lucha frente a la desigualdad y es por eso que, a mi, la campaña electoral de Madrid me ha producido desazón y pesimismo. Estamos en tiempos muy complicados en los que están en juego muchas expectativas de progreso y de vida digna en amplias capas de la población. Y no es fácil superar las dificultades existentes si no hay capacidad de generar debate social en torno a la desigualdad: en torno a sus causas y a sus posibles soluciones.

Es por eso que convendría aprender la lección y, en el futuro, centrar el foco del trabajo político y social en torno al objetivo de luchar de manera continua y constante contra la desigualdad. Sea desde el gobierno o sea desde la oposición.

Porque, además de que la lucha frente a la desigualdad es un objetivo ético, creo que tiene el apoyo de la inmensa mayoría social. Y es que seguramente se ha errado el tiro en esta campaña. O algunos, al menos, parece que han errado el tiro.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios